El amor es gratuito

Soy la novia, parte de ella, y durante un tiempo atrás dediqué algunos de mis escritos a ser irreverente con ella, diría que de cierto modo molesté e incomodé aquellos que pertenecían a ella. Decía las cosas como las asimilaba, como las vivía, como las maquinaba, y así me expresaba.

Yo era un chico tranquilo, casi ni me notaba al andar por las avenidas, ni en la iglesia, a pesar de haber nacido y crecido en una de ellas. Al terminar casi mi adolescencia mi corazón se convirtió en piedra por ciertos episodios que algunos de sus líderes provocaron en mi(al fin humanos).

10152608_10153436361044069_948017045240212966_nYo era de esos que usaba las letras para dejar pequeños huecos, para que otros explotaran con comentarios. Era un chico molesto con esos que gritaban los domingos por la mañana, que exigían cierto tipo de vida para . . Pero que entre pasillos, ellos no tenían mucho que exigir. A pesar de eso, yo me sentaba en la banca de la iglesia a esperar el error para criticar, para señalar lo mal que andaban. Yo era de los que cínicamente me burlaba de las aburridas canciones que se cantaban, de lo mal que improvisaban me fastidiaba el mismo verso de sus predicadores, y de los tradicionales eventos que siempre pretendían insistir.

Mi rebeldía, mi sarcasmo, mi punto de vista, nunca o la mayoría de veces estaba de acuerdo con lo que la iglesia hacia, pero aun así yo seguía allí. Debo decir que hoy, luego de muchas circunstancias fallidas, de derrotas miserables, de tantas cosas, confieso que nunca fue bueno lo que hice, lo que pensé premeditamente, lo que escribía en algunos de mis post, aun cuando pudiera tener la razón en algunas cosas, nunca es y seria el camino para hacer ver algún error de aquellos que lideran.

Yo necesite caídas, algunas muy grandes, casi catástrofes para verme a mí, para que la rebeldía, el enojo, la molestia, el dolor pudiera menguar, para que yo pudiera perdonar a aquellos que una vez me hicieron mal, directamente y unos casos indirectos. Yo necesite tiempo con Dios para poder escuchar consejo alguno. Necesite ser conmovido con el dolor, con la impotencia. No fue algo de meses, fue algo de años. Y es que no es sencillo el tema, la iglesia de hoy vive tiempos depresivos, tiempos bipolares espiritualmente hablando. Somos señalados por todos: la política, las religiones, los mismos creyentes, los que van a veces, los que nunca van. Y aunque hay algunos que practican un amor doble, un amor que todo lo cree a ciegas, un amor sin conocimiento en las escrituras, y es por ello que hay algunos que hacen carrera dentro de la iglesia.

Lo único que Dios recompensa en público es lo que nadie reconoce, lo que la gente no puede ver. Podemos irnos de esos lugares, de esas personas que alguna vez le hicimos un bien, un servicio, o donde participamos, y nadie nos debería nada. El amor es siempre gratuitito, y si no lo hicimos por amor, entonces hay algo mal. Todo se lo debemos a Dios. La gente debe darse cuenta de que Dios puede satisfacer nuestras propias necesidades.

A pesar de todo eso, de los errores de la iglesia, de los humanos que allí van, y vamos, debemos aceptar eso, aceptar que somos humanos primeramente, que tenemos errores, que llevamos corazones que son procesados, que son llevados a circunstancias extremas, y que en ciertos momentos específicos no sabemos qué responder. No es fácil el público, no es fácil el creyente que va con sus dudas, sus preguntas que desean ser respondidas, o aquellos con carácter difícil que exigen, que piden, que no cambian, que incluso sobrepasan el respeto en algunos casos. Nos hemos vuelto poco tolerantes, poco compresivos, con aquellos que dan su tiempo para que otro corazón sea escuchado, para que sea restaurado.

10427335_10152597858174069_8801421146620781270_n

Iglesia en el agua “se encuentra cerca de Tomamu en el corazón de la isla de Hokkaido, norte de Japón”

“Si eres parte de la novia, de la iglesia no la señales, no la maltrates, no la ofendas, ni la critiques. Es la novia que espera a su Rey, es el pueblo de Dios, su iglesia, nuestra familia y nuestros hermanos” Fabian Liendo

Por eso da fruto donde estés, enseña, sirve con amor, ámalos, da amor, ama a los imperfectos, a los que tienen el anhelo de servir, a los que no, a los que no opinan igual que tú, ama, atiéndelos, escúchalos, respétalos, y ora por ellos. Que el mundo pueda ver tu caminar, no tu popularidad, tu fama, sino la verdad que abraza.
A veces nos preguntamos ¿Por qué no pasa esto en la iglesia? ¿Porque esto es así, porque no hacen esto? Y la única respuesta más rápida que tengo es: y si lo haces tú. Qué tal si, comienzas por ti, dentro de ti comienzas a construir la iglesia, y dejas a un lado la crítica, que tal si naces de nuevo, si olvidas tu nombre, tu apellido, y mueres a todo ello para ver la gloria de Dios. El evangelio necesita ser presentado como es Jesús, necesitamos ser fieles, porque en realidad no nos debemos a una vida o un estilo cristiano, estamos consagrados a la voluntad de su amor. Es absolutamente necesario morir, desaparecer nuestros deseos y pretensiones para que el mundo pueda ver lo que realmente necesita ver: a Cristo.
Sigue con la carrera, continúa una milla extra. Extiende tus manos para sanar, para levantar, para secar rostros húmedos. Sé el hijo de Dios, el hijo que Dios desea tener. Jesús ocupó nuestro lugar en la muerte, entonces no le quites el lugar a otro para que sea transformado, no distraigas su atención de su amor. La iglesia es un proyecto de Dios, no de nosotros. La unción de Dios nos pone al servicio de Dios y de la gente, no es un trayecto verticalista donde unos tienen privilegios sobre otros

Deja que Dios sueñe con tu vida, que Cristo viva su vida en ti, y esa debe ser nuestra alegría. Que Dios nos ayude a conocerle, que Dios nos ayude.

Jesús no dijo:” Yo soy atajos, ideales y un estilo de vida”.

“El Amor, interrumpe las consecuencias de tus acciones”: BonoJESUS

He leído esto más de siete veces antes de hacerlo público, y a quién le escribí estas letras fue al mismo que las pensó, las vivió, y las escribió (yo). Es ilógico escribir momentos que no he vivido, pensamientos no hechos en mi cabeza, sentimientos sin tránsito en mi corazón. Hace muchos años me llevaron a la iglesia con todo lo que eso significa en aquellos tiempos. La esencia de todos los cristianos es Cristo y seguirá siendo Cristo, entonces por tal motivo amamos a Jesucristo. No existe, no pueden haber Cristianos que no amén a Cristo, porque entonces no lo serian. Lamentablemente dicho Amor varía, dicho Amor mengua, dicho Amor requiere un compromiso, una verdadera comunión y no una relación, porque considero que las relaciones se pierden, se estancan, se rompen, florecen, se llenan de felicidad, en otras palabras, las relaciones tienen sus ciclos. Si decimos que tenemos comunión con Él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad.

A medida de mi pasó, y mi vivir por así decirlo en congresos, campamentos, encuentro, y diferentes actividades en la Iglesia uno va reconociendo a los cristianos cuando hablan, cuando saludan, cuando sirven, cuando uno ve los frutos que refleja, pero sobre todas las anteriores: “por su intenso amor por Cristo”, es eso lo que define ser cristiano.

 El tiempo pasa y todo cambia, pero su palabra No. Últimamente, nuestras iglesias son poseídas por estrategias, por nuevas frases, métodos, y nuevas tendencias que incluso nosotros mismos hemos adoptado como válido, como algo normal, pero si eso no es aceptado en los cielos, entonces no debería ser aceptado acá en la tierra.

caminosJesús no dijo: yo soy atajos, yo soy ideales y un estilo de vida. Tomar el camino que nos lleva hacia El, siempre será una decisión constante, incluso. El camino hacia Cristo es angosto, estrecho. Tomar atajos nos hace perder nuestro rumbo. Durante estos tiempos me familiarice, se me hizo rutinario cantar musiquita bonita con temas puros y letras evangélicas, hasta de buena onda, con ritmos muy actuales; Escuchar predicas contemporáneas, que nos incitan a seguir, nos brinda pasos de cómo vivir una vida consagrada es interesante; hablarle a Él, a veces sin mucho sentido había sido algo muy familiar, muy normal; pero realmente lo que ocurrió, es que me había apagado, había tomado atajos en los cuales me había perdido. Lo mas de todo, lo mas relevante aquí de este asunto es que no me había dado cuenta que había tomado atajos para llegar a El, que había colocado la verdad en ideales, en ideas, y que había reducido todo: “A mi propio estilo de vida”, como nos pasa a muchos. No me había percatado que había perdido el amor, el deseo, el gozo por El y hacia El y más ahora cuando ser cristiano es ser “Play”, cuando está de moda, cuando no hay resistencia en la sociedad, porque de cierto modo ya están familiarizados con hablar de Cristo, o ser “Cristianos”. La moda ha de pasar, pero; ¿que pasaría si esa moda se iría? ¿Seguiríamos a Cristo y todo lo que eso demanda de nosotros?

Jesús dijo: “yo soy el camino, la verdad y la vida… ” y cuando lo dijo hacía referencia a una forma propia de (Jesús) de hacer las cosas, eso quiere decir que te va a guiar, y eso pide obediencia, confianza en El, y soltar tu propio GPS. Sé cuánto cuesta y que complicado resulta actuar con lo que nos enseña la palabra, en vez de hacer lo que sentimos, lo que anhelamos, pero que terco somos, que torpe somos y no entendemos. Nosotros queremos hacer de ese camino nuestra forma, nuestro propio atajo para llegar rápido, porque todo lo queremos ya. de esa verdad unos ideales, algo muy ligero, no pesado, no molestoso y de esa vida nuestro propio estilo, pero eso no funciona, no va a funcionar, y nunca ha funcionado. Uno por lo general, y en algunas frecuentes ocasiones reacciona, despierta ante circunstancias que te hacen mirar bien ¿quien es Dios para mi? Entonces . . regresamos a su camino, a su verdad y a su vida, pero a veces no es tan cierto, porque uno regresa más bien a nuestra vida cotidiana, a nuestras pasiones, presiones, y no queda mucho en nosotros. El amor hacia El, debe avanzar, es una lucha, es como una desesperante situación que te conlleva a su búsqueda que no ha de terminar.

¿No hay problemas? En realidad ¿que sería un problema estando con Cristo? Puedes hacer las pases con El, pero  puedes realmente no ser su amigo. Nuestros sueños, sentimientos, bondad, caminos, no harán que lleguemos al cielo; al final nuestro camino, nuestra verdad y el estilo de vida no gana batallas, solo nos distrae. ¿Cual es tu camino, tu verdad y tu vida?