Me llamé soledad, y Él se llamó compañía.

La sensación del error, el paso que ya fue, es como he vivido durante un tiempo.

Me equivoqué como lo hacen los expertos del clima. Falle como lo hizo Roberto Baggio en la final del 94. Escuché los gritos muy cerca, de los extraños, de los que saben mi nombre. La recriminación de mi consciencia. Así caminé noches como pude, escondiéndome de mi, del espíritu de los que están cerca, de los que viven lejos de Alaska. Me Ausente de mis preguntas. Escuché cien canciones de esperanza, pero me perdía al terminar la noche. Entonces, para aprender de la vida hay necesidad de equivocarse.

2015-04-Life-of-Pix-free-stock-photos-coffee-people-table-cup-morning-leeroySon muchas las veces en que he necesitado fuerzas. En que he necesitado que la esperanza sea real, no una teoría básica de aventura. Pero sin lugar a las dudas, soy ese que salto con miedo de la montaña sin protección, sin medir la atura, sin saber la temperatura que debía resistir para continuar, para llevar una  vida decente. Pero salte, sin pensarlo mucho, salte escapando de un mundo desigual y de un montón de cosas que no quiero mencionar ahora. Salte por mi y en parte por alguno de ustedes. Salte para conocerme con el miedo, y lo que eso significa. Y así, fue que conocí en corto tiempo lo que hay entre el salto y la caída, que es el mismo tiempo que existe entre el placer prohibido (por así mencionarlo) y sus consecuencias. Luego de allí, no hay borradores, ni atajos como en el teclado. Las noches no llegan a ser noches, el placer no se siente igual, las compañías se sienten solas, la música no me lleva a ningún Saturno, el lápiz no pinta nada, y el papel no escribe nada digno.

Ahora, una vez abajo, inicia un proceso que no se detiene, es algo inevitable y es pensar distinto. Cuando se vive en carne propia te das cuenta de muchos detalles que en la gloria no se hacen notar. Cuando estas abajo te das cuenta que el mundo tiene niveles de miseria, de gloria, y de humanidad. Es el proceso de ver que cada persona tiene un mundo y que hay que respetar sus héroes, sus enemigos, sus pasiones, sus ideales. Que tiene sueños que no son tontos, y que ese sueño es lo único que lo hace vivir en ciertos casos (Por eso, no estorbe, no ensucie lo que ellos han hecho por seguir)

cropped-fotorcreated1.jpgQuizás uno de los mayores problemas que he tenido es tener conceptos errados de amistad, de amor, y de muerte. Por eso, guarde trocitos de vida negra en una caja y lo asegure en el fondo de mi. Aprendí con el paso de los días a dejar a un lado a ciertas personas que son toxicas. Creí que eran  noches de derrota, por que así piensa la gente en general cuando se caen, y aunque luego digan frases de superación, en el fondo prefieren nunca caerse, y allí, en ese mismo pensamiento yo me derrote. Por eso ese salto inesperado, no premeditado, fue una gran acción. Aprendí más equivocándome que teniendo la razón. Porque me apuñale con las preguntas que solo abajo me haría y que tendría el valor de responderme. Abajo es un lugar desamparado de la tierra. Es el eco con derrota.

Me llamé soledad y Él se llamó compañía. Me llame cansado, y Él se llamo fuerzas. Me llame deprimido, y Él me llamo amigo. Hubo golpes en la cara, en el alma y debajo de mis ojos. No hubo pasaje para abandonar el país de la lucha. Hubo oscuridad para conocer otro camino a la esperanza. Una esperanza dirigida. Las circunstancias son algo natural. Existe muchos silencios abajo y seguramente callar sea un idioma, pero también es un acto de tortura cuando nos sobrepasamos en ella. Las personas se oscurecen, pierden el rumbo, se vuelven egoístas, quedan huérfanos, y se alejan de mi (Eso es normal).

Lo real en esto, es creer que se puede caminar herido, que se puede llevar un muerto (el alma), aun arrastrando una oscuridad hasta poder llegar hasta la esperanza, pero eso no ocurre por fuerzas propias, eso ocurre de repente, eso pasa porque Él está, Él llega, Él aparece. Puedes hablarle en silencio, Él conoce el idioma perfectamente. Él sabe de miradas tristes, y cargadas. Él sabe de oscuridad, de traición, de abandono, ,de depresiones. Él continuo conmigo en la caída, en lo bajo. No salio, ni escapo, no canso de la comida, de las mimas canciones, ni ponerme cada seis horas la venda, y ayudarme a caminar.

Aun sigo despertando con las vendas, y Él allí.

Yo acepte su amistad.

Anuncios

74 historias para decirte una sola cosa

Puedo comenzar por como inician las historias, o las aventuras pero esta no lo será, aun no es momento de escribirlo todo, aun no estoy autorizado por mí mismo, así que solo les queda usar su imaginación y llenarla de detalles. Hace semanas, creo que fueron muchas, deje de escribir. Mi mente se lleno de humo negro toxico, se fundió de tanto arranque. El puente que hay entre la mente, mis pensamientos, la razón con el corazón, sentimientos, emociones no dio para graficar letras, realmente no dio para nada más que observar, mirar, contemplar, y seguir caminando. Y que les digo del silencio? Que les digo de la ausencia de palabras? Ellos dos, el silencio y la ausencia se juntaron y me aislé como cuando alguien se va a un destino y no deja nota, no dice nada, simplemente se marcha, y en el mejor de los casos quizás me ocurrió como lo escribió  Jaime Sabines:

“Aquí no pasa nada, mejor dicho, pasan tantas cosas  juntas al mismo tiempo  que es mejor decir que no pasa nada”.

Ella ha sido la autentica luz que vuelve y llega a este destino de silencio y ausencia, y sin saber mis porque? Mis para que? Ella siempre llega, se hace sentir, y esta vez volvió hacer los mismo, se hizo sentir y me hizo sentir, solo que esta vez me hizo recordar, me hizo volver a capturar lo que hace meses atrás sentí por ella, pero que luego se fue, gracias a Dios, o gracias a mi, o la vida, o a ella, no sé bien para quien serán esas gracias. Yo estaba convencido de no querer sentir nada por estos tiempos raros, extraños y extranjeros, así que creí que no sentir era bueno y que sentir era malo, ahora creo que ambas maneras no son buenas, ni malas. Creo que sentir algo por ella es sublime y arriesgado, y que no sentir es algo bueno, y peligroso, en fin no se aun cual será la continuación de esta aventura o historia, lo cierto es que me aproximo y me llevo al límite y volvió a interrumpir mi silencio, mis ausencias y sobre todo: me devolvió la forma para que escribiera, y que mejor manera hay de escribir, que mejor forma existe, cuando es para ella, y otras lagunas que siento hacia ella.

 180998_480704621999558_1407773468_nAquí solo escribí una de las 74 historias de como decirle una sola cosa: La Quiero, aunque ella no lo sepa, aunque quizás lo sospeche. A ustedes les dejo para que piensen, inventen, imaginen el nombre y el apellido de ella, si alta o medio baja, si es blanca o piel canela, si vive en mi ciudad o está en Saturno, o sea no me pregunten por ella porque no contestare esas preguntas por ahora. Gracias por leerme y leer esta historia o aventura.

 

Llueve sobre la carretera, sobre este bus que me lleva a casa

Pasan las horas así como pasan los años, y mueren los encantos

Y aquí estoy sentado con gente desconocida que no apetece

Me pierdo pensándote y mi vista en los miles de árboles que pasan rápido.

Te anhelo como aquel niño inocente que por vez primera ve como sus ojitos se van detrás de aquella niña

Pienso, y te imagino más

Sonrió pero tiemblo

Entonces me asusto cuando escucho  tu nombre.

Te he visto distraída y angelical por las calles de esta ciudad

Te he mirado más de lo que debí permitirme

Pienso en ti, pero no decido nada

Pienso pero creo que enamorarse es cosa de extraños, y tú y yo no somos extraños.

He visto salir el sol en el amanecer, y resulta ser especial y maravilloso

He visto pasear historias que llaman amor que luego son lamentos

He hablado por muchas noches con la luna y algunas estrellas de mi corazón

Pero aun dudo del corazón que me toco

Aun pregunto ¿Qué hace la Madre de Haku y Emi en estos tiempos?

Aun dudo de estas letras que pueden enredarme

Por eso sigo aquí de este lado en silencio, mirándola

Observando que pasa, que sucede.

74 historias para decirte una sola cosa: te quiero.

Ratos Con El Silencio

No podría escribir, sino de mi. En estos ratos con el silencio he tenido tiempo para pensar y pensar claro. En estos días subí a un barco, realmente uno muy parecido al de Jonas, se acuerdan? Diria que  alli comenzó todo. alli coquetie con los ojos de Dalila, y termine enfrentadome con un Goliat. En verdad creo que me ha ocurrió muchas veces, y con una, no no aprendí. Hace muchos tiempo me guardaba algo que para mi entender,  algo que era mío, por así decirlo. Pero cuando algo que es tuyo comienza hacer estorbo en algunos, cuando un lío tuyo comienza a perturbar un grupo, es porque algo no se le está tratando bien. Y a decir verdad, pensé que podría manejarlo, pensé que como era asunto mío, yo debía darle salida, y manejo. En eso me di cuenta, que tenemos tantas cosas que atender, que manejar, que arreglar, y estar tan pendiente, que con una sola que se desatienda puede ocurrir accidentes, puede haber catastrofe. A veces no nos damos cuenta, pero siempre hay una Dalila dispuesta a ________. siempre tenemos un Goliat que nos quiere derrotar,y a veces nos montamos al barco equivocado y que una vez monto Jonas. creo que la vida nos presenta Faraones que no nos deja ser, que están atento a a jodernos. siempre existe esa personita, ese alguien que va alli junto y detrás de nosotros inquietando y molestando nuestro andar y a veces muy discretamente, y Ojo algunos de ellos son los que más tienen “paciencia”, ellos son los que tiene una “agenda” y créanme que no es muy buena, y no descansaran hasta que te canses y te derroten.

“Un hombre en las manos del enemigo, es un atentado”.

Creo y estoy seguro que todos tenemos algo que llaman “debilidad”. tambien he visto que cuando  no le damos el trato que merece, cuando no le miramos como se debe, se convierte en la peor espina del zapato, en el dolor de cabeza diario, y termina siendo “un estilo de vida”  que con el tiempo ahoga lo que sentíamos por Dios o por alguien. Creo que el error arranca en no atender, en no darle la importancia y el cuidado que merece y todo porque nos sentimos capacez de tener tal control, que creemos que va a pasar, que es algo lijero, algo pasajero, pero algunas veces terminamos lidiando una pequeña que se volvió gigante, una mirada que se volvió tentación y lo que no parecía, es hoy una gran ” tormenta”.

Me llama la atención lo seguido que me pasaba y a veces me ocurre en algunos sectores de mi vida, lo cruel es ver lo apurado que me veo, luego.  Nunca creamos que habrá tiempo después para resolver algunas cosas. sólo por que hoy no lástima, no quiere decir que este bien. Sólo porque nos sintamos bien, no dice que no pasará nada. un descuidó hoy, puede convertirse mañana en una gran trampa bien preparada. Nunca tomemos las cosas por poco. Creo y estoy consciente que cuando peleamos con el principio de una “Debilidad” debemos poner atención, debemos luchar, estar con los ojos bien abiertos, con los oídos atento a quienes escuchan y rodean. podríamos buscar ayuda,  hablarlo,  apoyarnos, orar y darnos cuenta “hoy”.

Dios perdoná todo error. Dios se pasa de groso, y de bueno. Dios nos perdoná nuestras debilidades, pero “Ojo” quizas y lo más seguro es que las personas que están a nuestro alrededor No. Quizás te parece algo tibio, algo sencillo de manejar, algo por el cual quizás puedes manejar, pero lo quizás hoy para ti sea un “Juego” mañana puede convertirse en “Fuego“. Cuando la debilidad corre a un estilo de vida, se llega a jugar, y jugar muchas veces con lo que ayer era primer lugar, con aquello que no se tocaba, ni se discutía. Somos tan humanos, que a veces podemos pasar a jugar con el pecado un tiempo,a jugar con lo que amamos, y aún cuando Dios mismo nos puede estar usando, y de eso hay miles de casos. La dulce frase de “yo se lo que hago”, la de “yo se cuando salir de esto” a dejado corazones rotos, historias sangradas, piel quemada, y vidas sin vida. Lo mejor es que Dios no forza a nada. Sólo termino invitándote a mirarnos realmente y examinarnos a: ¿Como caminamos? ¿De que forma vivimos? ¿quienes nos escuchan? ¿Cuales son nuestras debilidades? Y ¿Que estamos haciendo con ella?

Enfermedad Silenciosa [ II Parte]

Ha pasado mucho tiempo intentando escribir acerca de uno de los temas que más me causa preguntas. Hace varias semanas atrás, volvió a tocar mi puerta y a decir verdad, dude si valía la pena escribir o no. Si de cierto modo valía la pena arriesgar por lo que muchos temen (imagen), pero al final solo es eso, una imagen, una apariencia que nunca logras cambiar en las personas. Quizás, aparentemente suele ser un tema sin tanta trascendencia, quizás resta más en mí que en ustedes. Quizás habrá más de uno a preguntarme ¿Cómo estoy? ¿Qué me paso? O en caso extremo ¿si me quiero suicidar?

Lo cierto es que este tema no aparece en las primeras planas de los periódicos, y quizás no es el tema más comentado en redes sociales, ni con nuestros amigos. Yo hubiera preferido escribirles acerca de las filisteas y las hebreas, acerca de mi último viaje a santa marta con la Monada y otros nuevos personajes o acerca de los cohetes del amor y sus estrellitas doradas pero no es así.

“Enfermedad Silenciosa” así le llamo yo a lo que muchos llaman “Depresión”. es la respuesta a muchas situaciones y factores que nos suceden. Un desanimo, que se junta de tristeza, y nos lleva en algunos caso a perder la autoestima y nuestro interés en nuestras actividades diarias. Lamentablemente la vida nos rodea de riesgos, de peligros, de inconformismo, de tantas situaciones que en cualquier momento toca nuestra vida y que nos puede cambiar. Lamentablemente no todos tienen el corazón tan fuerte como para sobrellevar muchas circunstancias y momentos. Desgraciadamente no todos tienen la fuerza para resistir, mantenerse y luchar. Lamentablemente muchos se quedan en el dolor, en el abandono, en  la tragedia, en la soledad, en la muerte de un amigo, de un familiar, en el “NO” de una chica, y de malas situaciones que hacen que muchos nos quedemos estancados en la “Depresión”. Aparentemente solemos ver las cosas simples cuando se tratan de otros. Pero que difícil se nos hace cuando se trata de nosotros mismos.

Tenía solo 16 años cuando comencé a sentir la presencia de lo que el mundo y la psicología llama: “Depresión juvenil” que no es más que tener el eco existencial, el proceso de maduración y el conflicto de independencia. Han pasado los años, y he aprendido a conocer más de cerca la depresión como tal. Sentir la tristeza en la piel, la soledad como la brisa, y el sentirme solo por momentos hace que uno piense mucho más de lo que realmente uno es. Pero estar “deprimido” más del tiempo permitido es peligroso. Realmente carcome los poros del alma y el corazón, debilita el cuerpo y los pensamientos, te hace ser alguien quien no eres de cierto modo, te lleva a lugares no permitidos. La verdad es que la depresión en si va acabando poco a poco con los que tienes y con lo que no también. Nos pone a llorar sin saber los ¿Por qué? Te hace sentir Fracasado, sentirte acomplejado y te aísla de la sociedad, de los amigos y familia. Sin darnos cuenta nos abandonamos, cambiando de conductas, y nos hacemos amigos de vicios. Y aunque quizás luchamos y no alcanzamos, buscamos y no encontramos. Donde vemos que la vida se nos hace cada vez más compleja, más agónica, mas sufrida. Donde cada vez que intentamos soñar se nos vuelve pesadilla. Cada vez que vamos a caminar nos caemos, y no logramos evitar sentirnos Tristes, sentirnos acabados, desechos, sin destino, sin presente y mucho menos sin esperanza, pero “La depresión” para muchos sigue allí. Es como un sol en la mañana, que se hace intensa muchas veces, y hace que recurramos a psicólogos, pastillas, medicamentos que poco a poco van afectando nuestra salud mental y física.

Lamentablemente muchos no logran esperar pacientemente la espera de alguien que levante, quizás de alguien que ayude en momentos duros donde sientes morir lentamente. Quizás de intentar una vez más, de resistir en la espera por un consuelo, por un abrigo, por un abrazo, por unas palabras. Sé cuánto cuesta dar un paso más cuando no sientes nada, cuando no ves nada. Seguramente es más fácil llorar, quejarse del intenso dolor, de la vida, de las circunstancias. a veces llegamos a convertirnos en invisibles, en unos muertos en vida. donde ya ni te soportas, ni te aguantas, donde estas en un descontrol fatal. No sabes lo que dices, ni lo que sientes. Desgraciadamente muchos pierden el control con las pastillas, para poder dormir, para bajarle la intensidad al dolor, para tranquilizarse por algunas horas y a decir verdad pareciera algo loco, pareciera algo totalmente fuera de lugar, y mucho mas cuando hay personas alla afuera felices, alegres, en cine, con sus novias mientras que 121 millones de personas sufren de esta enfermedad. La soledad, la nostalgia, la tristeza, el dolor, el llanto, el dolor, la melancolía hace que todo se vuelva en contra y sienten que la única salida es la “Muerte” (suicidio). cerca de 850 millones de personas en el mundo el año anterior optaron por esa mala salida. Algunos tenemos la dicha de tener un amigo que nos acompañe a lugares y momentos duros como estos. A veces  las palabras sobran y los silencios se vuelven inmensos. A veces solo deseas que alguien te acompañé a “Estar” que escuche tu silencio, que te de un abrazo. Pero qué difícil es cuando no existe? Cuando los que están a nuestro alrededor, no se dan cuenta de lo que estas sintiendo? De lo que estás viviendo? Seguramente debe ser fatal, debe ser fría como la muerte.

 Yo termino diciendo que el dolor no es reemplazable, que las lágrimas duelen, y que la depresión es una maldito demonio que acaba con momentos y muchas , demasiadas cosas. Que la gente podrá estar, y no estar y eso duele, pero siempre existirá Dios. que Realmente siempre ha estado y estará para cada uno de nosotros. Y aunque es dificil confiar y soltar Dios ha sido la mejor pastilla para dormir. Dios ha sido el mejor remedio para seguir en esta lucha. Dios existe y es tan real como una maldita depresión que muchos no ven.. Puedes ir a charlas con el psicologo(a) y al momento sentirte tranquilo, puedes tomar pastillas y medicamentos y dormir pero vas a despertar con lo mismo. La Única cura que hay para esos males es el “Amor” y no puedes recibir el Amor sino viene de arriba. y seguramente es tan complejo entenderlo. recibirlo  y verlo como salida, pero nada pierdes en intentar una vez mas. total, si no funciona, solo lo habrás intentado una de las tantas veces. hazlo como si fuera una pastilla mas. Intenta que JESUS sea una pastilla mas, dale la oportunidad y me cuentas. Al fin al cabo, fue El quien te creo y te pensó para que estés aquí leyendo esto. Prueba el medicamento sin religión y dime si algo cambio en ti, a mi me funciono, y seguramente a vos también. solo hay que decidirse. Tiempo & Dios.