Inesperado Blue

Espere que el ruido pasara, que las aves se marcharan a su hogar, y que mi silencio volviera a ser neutro. Escuchar a U2, del legendario y revolucionario Bono tocar esas piezas infinitas, trae tranquilidad que necesitaba para escuchar el corazón latir y descifrar lo que me había ocurrido (#InesperadoBlue).
Regrese a casa, con una bolsa azul que ha viajado más que yo. Y no es cualquier bolsa, es otra de esas excusas, de esas historias que organiza Dios para mostrarme algo, para decirme algo especifico: “te sigo amando, querido Ben”.
A Dios le encanta sorprenderme, y aunque yo soy de esos que no sé reaccionar con las sorpresas; por dentro, soy puro fuegos artificiales de muchos colores, y Él lo sabe muy bien.
Pasaron semanas cuando una tarde de medio día, mientras organizaba la producción, un sonido de notificación registro un saludo. En medio de la prisa, mire y me saludaban desde los Ángeles, California. Leí muy rápido, demasiada prisa tenia, y vi una foto azul, una bolsa azul que decía: “Chelsea. Me detuve a leer nuevamente, y la emoción se volvió gigante, la producción ya había iniciado, y yo volví a observar la foto azul, releía la conversación. No podía creerlo, pero debía creerlo.
Hay regalos que sorprenden la vida, que hacen un alto en la rutina encantadora y a veces desdichada, en el ruido de las ventanas y los semáforos en rojo, en los recibos por pagar, y en las charlas acumuladas con los amigos, pero hay regalos que no son regalos; hay regalos que son hechos históricos, que marcan un punto exacto en el corazón. Es una señalización en el camino que Dios está indicando, es un beso del cielo, un abrazo tierno del padre.
Karina Gaydos-González, es la hija de mi jefe, con quién hace poco he tenido contacto y que pude conocer a ella, y a su familia en una visita reciente a Barranquilla. Allí compartimos algunos pequeños momentos. Cyril, su esposo y Matthew su hijo son rojos; seguidores de un club histórico de Europa como Liverpool; pero yo, Ben, soy seguidor de la capital de Inglaterra, Londres. Yo soy azul del Chelsea (En otra oportunidad contare la historia, de porque azul)
Con Karina he tenido la oportunidad de trabajar Online en Radio Caribe Sano (es la Radio de la Fundación Caribe Sano) en una franja musical. En Diciembre del 2015 (Creo que esa fue la fecha). La familia Gaydos-González fueron a Inglaterra. Y medio de conocer lugares, avenidas, sitios históricos. Deleitarse con la comida, la cultura, y las historias. Los rojos llegaron al emblemático estadio Anfield. Por las fotos, supe que vivieron un partido de la Premier Ligue, fotos, mordidas de uñas, suspenso, drama, emoción, eso algo difícil de explicar.
Hasta que llego el suceso Azul, una historia heroica. Los rojos fueron hasta el Stranford Bridge, el campo azul. ¿Porque? ¿Para qué?

Porque Dios así lo dispuso en el corazón de Karina. Los rojos no querían. Los rojos y azules no se quieren casi nada. Pero lo hicieron, y me compraron una bolsa azul (Suvenir del Club Chelsea, un producto oficial del Club. Una bufanda #TheSpecialOne Don Mou. Que de hecho llego justo a tiempo, ahora que padezco de una Bronquitis Aguda, y que mejor que lucir la mi equipo).
Al regreso, en el Taxi, el teléfono de Matthew se quedo, que de hecho cabe anotar que estaba en Modo Avión #Fail
Creo que es y fue una incómoda situación, por todo lo que eso significa. No quiero pasar por esas horas en ese suceso. No sé como reaccionaria yo, pero, lo trágico era saber que el siguiente día, fue el vuelo de regreso a su hogar en los Ángeles, California..
Días después, informaron de Inglaterra, la aparición del teléfono de Matthew. Y llego, el teléfono. Qué cosas, hasta en esos pequeños e inmensos detalles Dios tiene todo el control.
Yo supe la historia luego después de todo. Mire las posiciones de cada uno, y lo único que se me ocurrió decir es: “Dios se hace unas historias increíbles”. Poner en el corazón de una familia que está lejos, y que a bien decirlo, no me conoce mucho; Pero Dios . . Puso el querer y la disposición para un regalo para Ben.
“Agradezco mucho todo el esfuerzo, y cariño de ustedes para Ben. Aprecio mucho esta historia, este regalo de parte de ustedes. Sé que Dios los cuida, y los guarda, y sé que siempre lo hará. Emmanuel, Dios este con ustedes, Gaydos-González”.
Hay cosas que no sospechamos que sucedan. Afuera, lejos de nuestra visibilidad, de nuestros oídos; Dios orquesta sorpresas, regalos, episodios que harán de cambiar nuestra manera de vivir, nos enseñara, nos mostrara algo, pero para eso, hay que confiar, y seguir confiando en Yahweh, en su amor, en su fidelidad y misericordia. Nos afanamos, corremos a prisa, y olvidamos por momentos largos que Él también se ocupa de nuestros asuntos importantes, pero también de esos detalles que harán alegrar nuestro corazón.

Anuncios