Ella sabe todo de mi

Entre a mi cuarto, y no encendí la luz. A veces no quiero luz, a veces quiero solo un poco de sabor oscuro en mí. Los meses tienen nombre, los días números, al final tienen la misma cantidad de horas. Aquí recostado sobre este colchón de aire, con mi música ideal para estos síntomas, me dispongo a querer dormir pero me interrumpes un largo rato, así que tome mi celular y te escribí como quien escribe un mensaje de texto, como si me fueras a responder, como si tuviera tu número y pudiera llamarte, y escucharte. así que escribí esto para ti. No lo sé, a veces este ejercicio animan mi vida, en otras me pongo a pensar si esto me hace vivir o si realmente ya estoy sobreviviendo y lo que hago es aplazar mi despedida definitiva. al final de la noche termine con algo de tranquilidad y te di un beso justo cuando ya me había quedado dormido. BENJY BULA