74 historias para decirte una sola cosa

Puedo comenzar por como inician las historias, o las aventuras pero esta no lo será, aun no es momento de escribirlo todo, aun no estoy autorizado por mí mismo, así que solo les queda usar su imaginación y llenarla de detalles. Hace semanas, creo que fueron muchas, deje de escribir. Mi mente se lleno de humo negro toxico, se fundió de tanto arranque. El puente que hay entre la mente, mis pensamientos, la razón con el corazón, sentimientos, emociones no dio para graficar letras, realmente no dio para nada más que observar, mirar, contemplar, y seguir caminando. Y que les digo del silencio? Que les digo de la ausencia de palabras? Ellos dos, el silencio y la ausencia se juntaron y me aislé como cuando alguien se va a un destino y no deja nota, no dice nada, simplemente se marcha, y en el mejor de los casos quizás me ocurrió como lo escribió  Jaime Sabines:

“Aquí no pasa nada, mejor dicho, pasan tantas cosas  juntas al mismo tiempo  que es mejor decir que no pasa nada”.

Ella ha sido la autentica luz que vuelve y llega a este destino de silencio y ausencia, y sin saber mis porque? Mis para que? Ella siempre llega, se hace sentir, y esta vez volvió hacer los mismo, se hizo sentir y me hizo sentir, solo que esta vez me hizo recordar, me hizo volver a capturar lo que hace meses atrás sentí por ella, pero que luego se fue, gracias a Dios, o gracias a mi, o la vida, o a ella, no sé bien para quien serán esas gracias. Yo estaba convencido de no querer sentir nada por estos tiempos raros, extraños y extranjeros, así que creí que no sentir era bueno y que sentir era malo, ahora creo que ambas maneras no son buenas, ni malas. Creo que sentir algo por ella es sublime y arriesgado, y que no sentir es algo bueno, y peligroso, en fin no se aun cual será la continuación de esta aventura o historia, lo cierto es que me aproximo y me llevo al límite y volvió a interrumpir mi silencio, mis ausencias y sobre todo: me devolvió la forma para que escribiera, y que mejor manera hay de escribir, que mejor forma existe, cuando es para ella, y otras lagunas que siento hacia ella.

 180998_480704621999558_1407773468_nAquí solo escribí una de las 74 historias de como decirle una sola cosa: La Quiero, aunque ella no lo sepa, aunque quizás lo sospeche. A ustedes les dejo para que piensen, inventen, imaginen el nombre y el apellido de ella, si alta o medio baja, si es blanca o piel canela, si vive en mi ciudad o está en Saturno, o sea no me pregunten por ella porque no contestare esas preguntas por ahora. Gracias por leerme y leer esta historia o aventura.

 

Llueve sobre la carretera, sobre este bus que me lleva a casa

Pasan las horas así como pasan los años, y mueren los encantos

Y aquí estoy sentado con gente desconocida que no apetece

Me pierdo pensándote y mi vista en los miles de árboles que pasan rápido.

Te anhelo como aquel niño inocente que por vez primera ve como sus ojitos se van detrás de aquella niña

Pienso, y te imagino más

Sonrió pero tiemblo

Entonces me asusto cuando escucho  tu nombre.

Te he visto distraída y angelical por las calles de esta ciudad

Te he mirado más de lo que debí permitirme

Pienso en ti, pero no decido nada

Pienso pero creo que enamorarse es cosa de extraños, y tú y yo no somos extraños.

He visto salir el sol en el amanecer, y resulta ser especial y maravilloso

He visto pasear historias que llaman amor que luego son lamentos

He hablado por muchas noches con la luna y algunas estrellas de mi corazón

Pero aun dudo del corazón que me toco

Aun pregunto ¿Qué hace la Madre de Haku y Emi en estos tiempos?

Aun dudo de estas letras que pueden enredarme

Por eso sigo aquí de este lado en silencio, mirándola

Observando que pasa, que sucede.

74 historias para decirte una sola cosa: te quiero.

El Cuaderno de Haku II Parte

Pensé que no, pero . . Esta vez voy yo, en esta aventura que yo llamo “Amor” cuatro letras que empujan mi mundo a un no se, donde grito al Cielo de Dios. Esta vez me enamore, esta vez alguien desnudo mi corazón y me di cuenta de algunas cosas que desconocía de mi mismo y de lo que yo podía hacer por alguien que ayer desconocía y que hoy tiene nombre y apellido. 

 

Mire al espejo y era yo con la mirada totalmente vaga y triste y  todo por saber que iba a tomar de nuevo la carretera que más detesto, que menos amo en mi vida, pero no había otro camino, y es que lo había intentado de muchas formas y no cambiaba del todo, y para ser más exacto el creador de las historias ya había hablado a mi de muchas formas.  tanto aguante y este camino es el que yo debía cruzar, ese mismo que antes ya había pasado y desistí a la mitad y el cual iba de nuevo a tomar.

La noche se puso de pie, el momento había llegado por mi. La desicion ya estaba conmigo y yo delante de su corazón. observe detenidamente sus ojitos lindos y tibios que me miraban, mientras descendía mi quebrada voz, mis cortas y tan pausadas palabras que caían sobre ella. Tristeza, enojó, y más tristeza provocaron mis palabritas que ya estaban con ella. Ella No podía creer lo que había escuchado por segunda vez en nuestra amistad. Que la ausencia sería la luna y el sol en nuestra amistad. Que la soledad, el silencio, el extrañar sería un abismo, un río que debíamos cruzar unidos pero no juntos con aquella promesa que no se olvida. está vez la amistad espera, está vez el amor entiende sin prisa, está vez de nuevo se separa para ser fuerte, para ver arriba, para ser amigo en todo el sentido de la expresión, aunque está vez vuelva a ser difícil, complicado, y saqué unas lágrimas, saqué impotencia, y ganas de no hacerlo, de inventar otra salida. está vez era un hasta luego con regresó.

Fue difícil caminar al lado de ella hablando de otras cosas, era como algo insostenible. El momento de cruzar llegó. Un par de helados mientras ocultábamos un rato la realidad. Una sonrisa que habla tristeza. Un abrazo que esconde dos palabras, dos números creados por ella que tiene gran significado para mi y que no olvidare. Segundos importantes, una mirada sincera, un abrazo pinguino, una mirada que dice que la promesa sigue, y un sentimiento profundo que no sale con letras. el tiquete de creer sin beso, sin presencia había que entregar. El tiquete de verdadera amistad volvía a ser comprobado. los paisajes para pintar los te quiero en ausencia es toda un arte. Ella se  despidió y se perdió en el camino.

El llanto pegó primero, y creo que era lógico. Soltar una amistad por tiempo indefinido para mi es cuestión de muchas cosas que no se ven y Enamorarse trae sus consecuencias, y bellos recuerdos. Y bueno, quizás no se bien como? Ni por que sucedió todo esto, pero ocurrió. Mis días pasan sin culpables, y mi mente me pasea en recuerdos que se van con ella. Su nombre y apellido están fuera de competencia. Creo y sé que todo obra para bien. Esto ha sido una lección que escribo en el gran cuaderno de Haku. Aún hay cosas que descubro en mi corazón que van siendo tratadas por Dios. Aún sigue siendo difícil, pero no imposible. Algún día regresare, pero solo sera el día en Dios sea primero en mi lista. Creí que las cosas del corazón las maneja uno, y solo se le comenta a Dios, pero no es así (Apunte eso en el cuaderno en Rojo). Hay que cuidar el corazón de uno y del otro.

Ella? Ella puso todo de sí, como desde el comienzo, y es que ella siempre ha sido así.  lo mejor que puedo ver hoy, es ver, que ella aceptó por segunda vez este camino y se privo de está amistad por un tiempo indefinido para que mi ser, mi corazón y vida corra a aquel que siempre me ha buscado y que hoy llegó por mi. Tengo dos palabras para ella: 2,6 ella lo entiende perfectamente, ella lo creo para un 20 de Julio del 2011.

Job y yo

Para mi la comparación no existe, por eso creo que cada persona en este mundo, invisible o visible, ciego, o sordo, con ganas de morir o vivir tiene un valor incalculable. Seguro que la gran mayoria estaran de acuerdo conmigo y es que “Jesus” es el persona de la vida, mas alla que le creamos o no, mas alla de que nos guste lo que dijo o no, mas allá de que seamos parte de alguna comunidad cristiana, católica o de ninguna, en tal caso la Religión no existe y si existe la inventaron mal, pero no hablare de eso, solo digo que para mi “Jesús” se robo mi película, se robo mi vida, y aunque he intentado algunas veces quitarlo o bajarlo un poco no he podio y a ser sincero no podre, pero bueno tampoco ese es el tema. Después de “Jesús” me encanta un personaje que no esta acá en la tierra. He leído algo de El en uno de los mejores libros que he leído “La Biblia”, y ese es “Job”. Job era un Señor Rico, muy adinerado, con tierras, hectáreas, con criados, con una familia algo numerosa y normal para esos días: 10 hijos (7 pibes y tres pibas). Yo admiro a poca gente, y uno de ellos es Job y lo admiro por su santidad, por su berraquera, por no dejarse llevar del chisme, de las habladurias, de lo que decian, ese man se mantubo hasta el final y murió creyendo. la manera en que vivió y sobrevivió. su decible trasntorno de la abundancia hacia la necesidad. el cambio absurdo de la alegría a la tristeza. El cambio de estación de tener compañía a una soledad abismal. de tener y poseer un cuerpo tan tranquilo y sano a un cuerpo insoportablemente enfermó. Estos días por razones, me recordé su historia y vi la mía, y me hizo escribir algunas cosas mías como estas, y aunque por ningún momento la comparo, ya que no es igual, lo cierto es que a veces pienso que lo que uno vive es demasiado letal, demasiado grande, pero luego veo a Job y me doy cuenta que lo mio solo son letras que dicen mucho, pero solo eso.

Unas millas más en el desierto es donde cae mi verdad, es donde dejo de ser, solo que ..  ¿donde está el milagro?. El paisaje no apasiona, no se retiene mas bien me cambia, porque yo ya quiero llegar y esta melódica y boba canción sueña y mi corazón sufre por amar.

Un plato vacío y en mi estomago danza la ausencia sin palabras, cabalgando sin mi. la factura no se hizo esperar y yo callo en está libertad ¿Cuanto crees que pueda esperar?

Se agita mi alma y mi vació se enloquece con el ayer. las notas sobre el cuaderno que no he dejado de observar y sobre todo ese mismo renglón que me recuerda tantas cosas, y momentos. sopla el viento de la impotencia y derrumba lo poco que tengo y he conseguido. Aquí estoy y de que forma. No escondo mi forma de decir que parece el final de un comienzo, tampoco la razón por la cual mi alma llora. El río me lleva, el sol brilla y la vida me devuelve. Alguien me dijo y que todo obra para bien, alguien me dijo que el amor desgarra y te deja suelto y que deja correr, Entonces hoy me dejo sediento en esta espera.