El amor es gratuito

Soy la novia, parte de ella, y durante un tiempo atrás dediqué algunos de mis escritos a ser irreverente con ella, diría que de cierto modo molesté e incomodé aquellos que pertenecían a ella. Decía las cosas como las asimilaba, como las vivía, como las maquinaba, y así me expresaba.

Yo era un chico tranquilo, casi ni me notaba al andar por las avenidas, ni en la iglesia, a pesar de haber nacido y crecido en una de ellas. Al terminar casi mi adolescencia mi corazón se convirtió en piedra por ciertos episodios que algunos de sus líderes provocaron en mi(al fin humanos).

10152608_10153436361044069_948017045240212966_nYo era de esos que usaba las letras para dejar pequeños huecos, para que otros explotaran con comentarios. Era un chico molesto con esos que gritaban los domingos por la mañana, que exigían cierto tipo de vida para . . Pero que entre pasillos, ellos no tenían mucho que exigir. A pesar de eso, yo me sentaba en la banca de la iglesia a esperar el error para criticar, para señalar lo mal que andaban. Yo era de los que cínicamente me burlaba de las aburridas canciones que se cantaban, de lo mal que improvisaban me fastidiaba el mismo verso de sus predicadores, y de los tradicionales eventos que siempre pretendían insistir.

Mi rebeldía, mi sarcasmo, mi punto de vista, nunca o la mayoría de veces estaba de acuerdo con lo que la iglesia hacia, pero aun así yo seguía allí. Debo decir que hoy, luego de muchas circunstancias fallidas, de derrotas miserables, de tantas cosas, confieso que nunca fue bueno lo que hice, lo que pensé premeditamente, lo que escribía en algunos de mis post, aun cuando pudiera tener la razón en algunas cosas, nunca es y seria el camino para hacer ver algún error de aquellos que lideran.

Yo necesite caídas, algunas muy grandes, casi catástrofes para verme a mí, para que la rebeldía, el enojo, la molestia, el dolor pudiera menguar, para que yo pudiera perdonar a aquellos que una vez me hicieron mal, directamente y unos casos indirectos. Yo necesite tiempo con Dios para poder escuchar consejo alguno. Necesite ser conmovido con el dolor, con la impotencia. No fue algo de meses, fue algo de años. Y es que no es sencillo el tema, la iglesia de hoy vive tiempos depresivos, tiempos bipolares espiritualmente hablando. Somos señalados por todos: la política, las religiones, los mismos creyentes, los que van a veces, los que nunca van. Y aunque hay algunos que practican un amor doble, un amor que todo lo cree a ciegas, un amor sin conocimiento en las escrituras, y es por ello que hay algunos que hacen carrera dentro de la iglesia.

Lo único que Dios recompensa en público es lo que nadie reconoce, lo que la gente no puede ver. Podemos irnos de esos lugares, de esas personas que alguna vez le hicimos un bien, un servicio, o donde participamos, y nadie nos debería nada. El amor es siempre gratuitito, y si no lo hicimos por amor, entonces hay algo mal. Todo se lo debemos a Dios. La gente debe darse cuenta de que Dios puede satisfacer nuestras propias necesidades.

A pesar de todo eso, de los errores de la iglesia, de los humanos que allí van, y vamos, debemos aceptar eso, aceptar que somos humanos primeramente, que tenemos errores, que llevamos corazones que son procesados, que son llevados a circunstancias extremas, y que en ciertos momentos específicos no sabemos qué responder. No es fácil el público, no es fácil el creyente que va con sus dudas, sus preguntas que desean ser respondidas, o aquellos con carácter difícil que exigen, que piden, que no cambian, que incluso sobrepasan el respeto en algunos casos. Nos hemos vuelto poco tolerantes, poco compresivos, con aquellos que dan su tiempo para que otro corazón sea escuchado, para que sea restaurado.

10427335_10152597858174069_8801421146620781270_n

Iglesia en el agua “se encuentra cerca de Tomamu en el corazón de la isla de Hokkaido, norte de Japón”

“Si eres parte de la novia, de la iglesia no la señales, no la maltrates, no la ofendas, ni la critiques. Es la novia que espera a su Rey, es el pueblo de Dios, su iglesia, nuestra familia y nuestros hermanos” Fabian Liendo

Por eso da fruto donde estés, enseña, sirve con amor, ámalos, da amor, ama a los imperfectos, a los que tienen el anhelo de servir, a los que no, a los que no opinan igual que tú, ama, atiéndelos, escúchalos, respétalos, y ora por ellos. Que el mundo pueda ver tu caminar, no tu popularidad, tu fama, sino la verdad que abraza.
A veces nos preguntamos ¿Por qué no pasa esto en la iglesia? ¿Porque esto es así, porque no hacen esto? Y la única respuesta más rápida que tengo es: y si lo haces tú. Qué tal si, comienzas por ti, dentro de ti comienzas a construir la iglesia, y dejas a un lado la crítica, que tal si naces de nuevo, si olvidas tu nombre, tu apellido, y mueres a todo ello para ver la gloria de Dios. El evangelio necesita ser presentado como es Jesús, necesitamos ser fieles, porque en realidad no nos debemos a una vida o un estilo cristiano, estamos consagrados a la voluntad de su amor. Es absolutamente necesario morir, desaparecer nuestros deseos y pretensiones para que el mundo pueda ver lo que realmente necesita ver: a Cristo.
Sigue con la carrera, continúa una milla extra. Extiende tus manos para sanar, para levantar, para secar rostros húmedos. Sé el hijo de Dios, el hijo que Dios desea tener. Jesús ocupó nuestro lugar en la muerte, entonces no le quites el lugar a otro para que sea transformado, no distraigas su atención de su amor. La iglesia es un proyecto de Dios, no de nosotros. La unción de Dios nos pone al servicio de Dios y de la gente, no es un trayecto verticalista donde unos tienen privilegios sobre otros

Deja que Dios sueñe con tu vida, que Cristo viva su vida en ti, y esa debe ser nuestra alegría. Que Dios nos ayude a conocerle, que Dios nos ayude.

Inesperado Blue

Espere que el ruido pasara, que las aves se marcharan a su hogar, y que mi silencio volviera a ser neutro. Escuchar a U2, del legendario y revolucionario Bono tocar esas piezas infinitas, trae tranquilidad que necesitaba para escuchar el corazón latir y descifrar lo que me había ocurrido (#InesperadoBlue).
Regrese a casa, con una bolsa azul que ha viajado más que yo. Y no es cualquier bolsa, es otra de esas excusas, de esas historias que organiza Dios para mostrarme algo, para decirme algo especifico: “te sigo amando, querido Ben”.
A Dios le encanta sorprenderme, y aunque yo soy de esos que no sé reaccionar con las sorpresas; por dentro, soy puro fuegos artificiales de muchos colores, y Él lo sabe muy bien.
Pasaron semanas cuando una tarde de medio día, mientras organizaba la producción, un sonido de notificación registro un saludo. En medio de la prisa, mire y me saludaban desde los Ángeles, California. Leí muy rápido, demasiada prisa tenia, y vi una foto azul, una bolsa azul que decía: “Chelsea. Me detuve a leer nuevamente, y la emoción se volvió gigante, la producción ya había iniciado, y yo volví a observar la foto azul, releía la conversación. No podía creerlo, pero debía creerlo.
Hay regalos que sorprenden la vida, que hacen un alto en la rutina encantadora y a veces desdichada, en el ruido de las ventanas y los semáforos en rojo, en los recibos por pagar, y en las charlas acumuladas con los amigos, pero hay regalos que no son regalos; hay regalos que son hechos históricos, que marcan un punto exacto en el corazón. Es una señalización en el camino que Dios está indicando, es un beso del cielo, un abrazo tierno del padre.
Karina Gaydos-González, es la hija de mi jefe, con quién hace poco he tenido contacto y que pude conocer a ella, y a su familia en una visita reciente a Barranquilla. Allí compartimos algunos pequeños momentos. Cyril, su esposo y Matthew su hijo son rojos; seguidores de un club histórico de Europa como Liverpool; pero yo, Ben, soy seguidor de la capital de Inglaterra, Londres. Yo soy azul del Chelsea (En otra oportunidad contare la historia, de porque azul)
Con Karina he tenido la oportunidad de trabajar Online en Radio Caribe Sano (es la Radio de la Fundación Caribe Sano) en una franja musical. En Diciembre del 2015 (Creo que esa fue la fecha). La familia Gaydos-González fueron a Inglaterra. Y medio de conocer lugares, avenidas, sitios históricos. Deleitarse con la comida, la cultura, y las historias. Los rojos llegaron al emblemático estadio Anfield. Por las fotos, supe que vivieron un partido de la Premier Ligue, fotos, mordidas de uñas, suspenso, drama, emoción, eso algo difícil de explicar.
Hasta que llego el suceso Azul, una historia heroica. Los rojos fueron hasta el Stranford Bridge, el campo azul. ¿Porque? ¿Para qué?

Porque Dios así lo dispuso en el corazón de Karina. Los rojos no querían. Los rojos y azules no se quieren casi nada. Pero lo hicieron, y me compraron una bolsa azul (Suvenir del Club Chelsea, un producto oficial del Club. Una bufanda #TheSpecialOne Don Mou. Que de hecho llego justo a tiempo, ahora que padezco de una Bronquitis Aguda, y que mejor que lucir la mi equipo).
Al regreso, en el Taxi, el teléfono de Matthew se quedo, que de hecho cabe anotar que estaba en Modo Avión #Fail
Creo que es y fue una incómoda situación, por todo lo que eso significa. No quiero pasar por esas horas en ese suceso. No sé como reaccionaria yo, pero, lo trágico era saber que el siguiente día, fue el vuelo de regreso a su hogar en los Ángeles, California..
Días después, informaron de Inglaterra, la aparición del teléfono de Matthew. Y llego, el teléfono. Qué cosas, hasta en esos pequeños e inmensos detalles Dios tiene todo el control.
Yo supe la historia luego después de todo. Mire las posiciones de cada uno, y lo único que se me ocurrió decir es: “Dios se hace unas historias increíbles”. Poner en el corazón de una familia que está lejos, y que a bien decirlo, no me conoce mucho; Pero Dios . . Puso el querer y la disposición para un regalo para Ben.
“Agradezco mucho todo el esfuerzo, y cariño de ustedes para Ben. Aprecio mucho esta historia, este regalo de parte de ustedes. Sé que Dios los cuida, y los guarda, y sé que siempre lo hará. Emmanuel, Dios este con ustedes, Gaydos-González”.
Hay cosas que no sospechamos que sucedan. Afuera, lejos de nuestra visibilidad, de nuestros oídos; Dios orquesta sorpresas, regalos, episodios que harán de cambiar nuestra manera de vivir, nos enseñara, nos mostrara algo, pero para eso, hay que confiar, y seguir confiando en Yahweh, en su amor, en su fidelidad y misericordia. Nos afanamos, corremos a prisa, y olvidamos por momentos largos que Él también se ocupa de nuestros asuntos importantes, pero también de esos detalles que harán alegrar nuestro corazón.

D I O S I N F I N I T O

No obstante tarde un poco más de lo acostumbrado en mi noche para dormir. Subí mis pies sobre la silla. Tomaba un sorbo de Coca-Cola, y recostaba mi espalda sobre la silla azul. Escuchaba al fondo la melodía de Tenth Avenue North. Meditaba. Así pase una larga, bella y hermosa noche romántica.

Guarde silencio, no ese ensordecedor, ese que te da ganas de llorar, ese que tiene un acelerador en el alma, ese que no resiste el corazón con hielo, ese mismo que muchas veces me obligo a lidiar sin otra alternativa, no, este silencio es el bello silencio de escuchar, de estar tranquilo ante su dulce voz, ese que te dice hijo.

Las horas no pasan, no generan ningún fastidio alguno cuando estas charlando con Él. Lo que escuchas de Él, son respuestas preciosas, son planes que siempre ha tenido para mí. Es un bálsamo saber que existe Él siempre para mi, y que inmensidad saber que yo existo por él.

Hoy, después de un año, sonrió a pesar de las dificultades que hay en Alaska. No pensé que volvería, no lo imagine, eso no estaba en mi Gps, sobre todo por el tamaño de mis decisiones, pero qué difícil es conocerle y seguir siendo el mismo. Es totalmente irreverente creer que podía con mis ideas, con mis pretensiones de seguir y vivir como si nada.

Más que hoy, es saber que soy feliz por su amor infinito, por su imparable amor. Un infinito que sobrepasa las ecuaciónes matemáticas, que supera lejos el romanticismo puro y natural, un infinito de estrellas hechas todas para mí, un infinito que esta cuando estoy bien y cuando no. Un infinito plagado de sorpresas. Su Amor un infinito eternal.

IMG-20150818-WA0007-01Dios es amor infinito, y uno a veces llorando por alguien, que a veces ni es correspondido. Dios dándonos amor infinito y nosotros  tomando el camino de más banca rota.

Dios te quiere, siempre lo ha hecho. Yo siempre he creído, y he pensado qué el problema nunca ha sido Él, que siempre he sido yo. Pues yo soy el que lo ha dejado de amar, de buscar, de escucharle, por mis razones, por mis comodidades, y con todo eso, Él sigue tan igual amándome, sacando el sol todas las mañanas, refrescándome con la brisa, inundando mi mundo de aire para que yo respire, alimentando la creatividad que me ha dado, y a veces tenemos el descaro de enojarnos, e irnos, y ya. Pero que enorme se hace su amor cuando no podemos más, cuando ya las soluciones no quedan. Nos da miedo, y escapamos. Su Amor es real, tan real como un beso, de un abrazo. Dios te quiere, y Dios te ama. Qué tal si ahorita te vas de paseo con Él por el parque, y charlas un rato, seguro tiene cosas que decirte, pero déjalo hablar y escúchalo, seguro te sorprenderás lo que tiene para ti. Que tengas feliz noche. Gracias por leer, y dejar sus comentarios.

Jesús y Ella

791e119c49c44481c409e186086a82dcVerte . . Y lo que eso significa

Escucharte. . Y lo que eso conlleva

Sentirte. . Y lo que eso ocasiona

Pensarte. . Y cambiar el mundo gris.

Es que es así, y debe tener más profundidad. Tus ojos, tu voz, tu silencio, tu mirada, el palpitar, el llegar, encontrarte. Eso es una bendita necesidad que va más allá del querer de mi parte. Es una fuerza que está dentro, desde no se cuando. Haciendo memoria siempre te busque, y te seguiré buscando. Locura tras locura. Si me las regalas sería lo más genial y maravilloso del mundo. Toco puertas y no es allí. Me siento, y apareces. Entonces mi reloj dice que te he estado buscando en Saturno, y es en Alaska, entonces salto de una para Alaska.

Sentimientos, sin saber tu nombre, sin conocer una estrofa tuya. Melodías de piano y guitarra acústica con un violín suave mientras corro por las calles mientras averiguo por ti. Entonces no pregunto más. Pero la fuerza, la tristeza, el dolor, la vida, Jesús el aliento de cada momento es lo que me mantiene vivo, lo que me lleva a una sonrisa, como el sol de cada mañanita. Es Jesús, lo que atrae mi alma, es la mera necesidad hacia él, por sus cosas, como algo involuntario que no controlas, que no manejas, porque siempre llegas hacia él. Porque una vez que lo conoces, no existe la forma para escapar de ello, no se puede mentir, no se puede ocultar. Intente escribir de mi corazón hacia ella, por ella y termino hablando de él, y es que eso es lo que hago con Jesús, hablar de ella, hablar de lo que hace por mi, del amor, de esa atracion desmedida por lo que hizo un febrero de 1987, guardar silencio y escucharle.

Entendí después de unas cataratas de emociones que cuando estás en él, y vives en él, llega a tu vida muchas cosas que nunca imagina uno que va a experimentar. Te encuentras personas grandiosas, y oportunidades de lujo. él tiene la culpa de esas dichas. Me preguntas por ella, que donde esta? Ella está bien, al igual que yo.

Amandolo a él, nos encontraremos #LMDH

#Continuara

La Monada

Eran estas fechas de diciembre cuando volví a entrar en aquel lugar que de chico había conocido (el templo de mi antiguo colegio, el 20 de Julio central) fui con mi primo Jaime quién me había invitado, ese sábado a Generación Jesús.

Esa extraña sensación de ir a un lugar que conoces, que recuerdas, y tener esa tal vez necesidad de volver a el en otras circunstancias. El templo estaba intacto, con ese piano elegante. Por mi parte yo seguía delgado como siempre, sin palabras en mis bolsillos, envuelto con mis propios pensamientos, me senté en aquella banca. Estaba lleno el lugar, vi saltar  los chicos con esas canciones que tenía en mi diminuto mp3 de pilas (Bartimeo, Loco, todo poderoso entre otras me eran conocidas). Escuché la predica, y me agrado la atmosfera. Cuando terminó me presentaron a lo que sería mi familia sin yo saberlo.

pide masEse sábado los distinguí de la multitud, escuche sus nombres. Eran espontáneos, diría que demasiado, no les importaba llorar, reír, o hacer travesuras. Eran chicos diferentes a lo que normalmente yo me tropezaba. Allí inicie con ellos, y aunque suena a “estar integrado con ellos”, no fue así, yo hacía exactamente todo lo contrario, y no por terquedad, mas bien porque me costaba demasiado abrirme, ser espontaneo aunque lo era a mi modo. Yo guardaba silencio, mas del que puedan lograr imaginar. Los observaba uno a uno, sin que se notara. Aun así ellos saludaban con la alegría, con la carga, con la falta de, con la abundancia de, pero eran espontáneos con lo que tenían dentro. Así me aceptaron, total en cada grupo siempre hay diversidad de personalidades y personajes. Comencé a parchar con ellos, era un grupo, un gran grupo (juntos & unidos) que solía ir después de aj a plaza de la paz (en ese tiempo era “La Plaza”) que luego con el tiempo tomaría el nombre de “Escaleritas del viento” (en honor a lo especial que se convirtió, en especial para mí, en otro post les escribiré de ese lugar), en otras ocasiones llegábamos al “Hotel Viáfara” a continuar con la insatisfacción santa que se había, o simplemente a estar.

Debo confesar que me tomo tiempo asimilar eso de “Hotel”, en realidad lo sigue siendo. Era todo un hogar, con unos padres en todo el sentido de la palabra. Nunca falto el consejo, la mano extendida, el llegar y sentarse sobre el mecedor, escuchar música, saludar, entrar al cuarto, desahogarse si era necesario, compartir el pan, la ayuda del cielo, ser corregido, ser instruido, amado y tenido en cuenta. Estábamos Ilesos, tercos, muriendo, soñando,  gritando las canciones de Rescate. Otras veces insoportables, tristes, deprimidos, en fuera de lugar. Así, era el “Hotel Viáfara”, el hogar, que es dirigido por los padres que fueron y que siguen siendo padres. El señor Walter y la señora Olga nos aceptaron a cada uno con nuestras cargas, nuestras estupideces,  y locuras,  y nos formaron con la palabra, con el ejemplo. En palabras más precisas era un lugar de formación. Encontré padre y madre sin haberlo solicitado, y sin darme cuenta que lo necesitaba (Pa Walter y Ma Olga Gracias ♡]]

Sin dinero, sin pretensiones de tener amigos porque no los necesitaba, los encontré. Crecí y fue muy duro eso. Lidiar a Benjy era tenaz, sacarle palabras, hacerle ver lo que había para él, sobre todo cuando alguien cumplía y cada uno expresaba sus deseos, eso era para mí todo un desafió (a veces una tortura). Pero en cosas tan pequeñas pude crecer.

MONADAEl nombre de “La Monada” no recuerdo bien a quien se le atribuye, no sé si fue lucia (José para mi), si fue óscar, Jaime, Eddy, Marcelo, Félix, Richard, Indira, o Benjy, pero sea quien sea, se le tomo ese nombre debido a la gran influencia que tenia la banda de Rescate en nuestras vidas, una influencia especial, y muy particular. Es como si Ulises (El vocalista, y líder de la banda) viera nuestras vidas por una cámara, como si leyera alguna de nuestras cargas, de nuestros sentimientos ante el mundo. En fin, el nombre de La Monada llego sin proponerlo en sí, es un nombre que se quedo con nosotros y del que nos sentimos identificados.

Sin duda luego de 8 años, hemos cambiado, hemos logrado sueños,  hemos trazado llantos de alegría pero también de dolor y consuelo. Nada ha sido fácil, nos separamos,  debíamos emprender un camino propio. La Monada es mi familia, son recuerdos y presentes, son regalos no merecidos, son sonrisas de la gracia, son avenidas de un camino que nos impulso a seguir creyendo el mensaje de la cruz. Los rescateros de almas, la monada pidió más y Dios no los dio. Tal vez en ese tiempo no tenía tanta certeza de cuanto amaba a Dios, hoy me doy cuenta que si lo ame, y que Dios los puso como pibes y pibas para sentirlo, para creer que si se podía con esas luchas que teóricamente ya estaban perdidas, pero que hacíamos de ello algo familiar para todos.

Al principio, y lo que va, seguramente nada hubiera funcionado, ni la hermandad, ni la amistad, ni las manos extendidas del uno al otro, ni las discusiones, ni los malos entendidos, nada, de no ser por Dios, él fue quién nos presento, no junto y nos unió, a Él la gloria por siempre.

Benjy

El cielo esperaba por mí

Uno puede pasar tanto tiempo luchando como pueda soportarlo. Quedarse a ratos en silencio, invitar a la soledad a convivir, cerrarse en cada respirar, cambiar la rutina, jugar fútbol, quedarse viendo película los fines de semana, salir por las noches con la música, en fin. Llega un momento donde uno se cansa, toma las maletas y se va. Irse con la terrible idea de que no funciono, de que no se logro. Mas cuando de cierto modo has vivido, has experimentado, lo has escuchado. Entonces atacan las preguntas.

Luego de un tiempo de andar caminando fríamente. De vivir con la normalidad de estar confundido, me eche a perder. Me fui olvidando de muchas cosas, en especial de El.

Pensé que era cuestión de solo trabajo, de cubrir un evento más, y así fui. Fui sin expectativas, sin ninguna ilusión, sin nada que pudiera llevarse mi atención. Me encontré con la sorpresa de compartir con un gran grupo de prensa, unos chicos extraordinarios que le pusieron toda su pasión.

Escuchaba, coreaba una que otra canción. Tomaba los apuntes, grababa los videos, fotos, detalles, hasta que el velo se cayó. Mi alma reconoció esa voz, el viento soplo y los bellos de mis brazos, se pusieron en pie. Los ojos comienzan a inquietarse, y a moverse mas rápido, se comienzan a mojar, y nadie esta allí para ayudarme a que no se inunden. Ya era tarde para evitar lo inevitable. La gracia de su mano siempre ha estado allí, la confianza del cielo ha estado saltando en mi cuerpo y ni yo mismo podía escapar de ello. Ahora mis pensamientos son cubiertos por el padre, El mismo padre que siempre ha estado, el mismo que besa a su hijo en ese momento. Me puse de pie en aquel salón donde cantaba Marcela Gándara, mis ojos mojados, y mis brazos se extienden. Mi rebelión, mi ceguera, mi terquedad, mis ideales, tenían su fecha de expiración. Su voz termino mi silencio, llore como un pequeño, las lagrimas nadaron por mis mejillas. No había nadie que interrumpieran el momento más esperado de lo alto, de mi bello Jesucristo.

Entregarse, impulsarse como si fuera el último segundo de estar con Él, alzar la voz, gritar que solo El, solo por El, Llegue a una cita que no sabía que tenía. El momento termino, me seque el llanto y continúe.

"El reino de los cielos viene en la pobreza, en las manos atadas, en la oscuridad. Con mis propias manos me destruyo, quemo mi futuro. llega el amanecer, es su voz, estoy soñando alcanzar el otro lado".

“El reino de los cielos viene en la pobreza,
en las manos atadas, en la oscuridad.
Con mis propias manos me destruyo,
quemo mi futuro.
llega el amanecer,
es su voz,
estoy soñando
alcanzar el otro lado”.

El cielo venia por mi y ahora era el pastor Rubén Hernández dañaba mi cabeza, y lo logro. La razón hizo eco en mis ideales, en los conjuntos diagramados que tenía ya plantado en lo que he vivido. Mi noche fue ferozmente atacada. La profundidad no tiene límite cuando se trata del rescate, cuando se trata abrir el corazón de un hijo y mostrarle que siempre he estado para él.

Christine d’ Clairo, llego a la tarima, había luces, gritos. Ema Rodríguez en la guitarra efectuaba los sonidos, el ambiente estaba listo, y allí comenzó el viento del cielo sobre la creación. Los hijos adoraban. Una sola voz en el coliseo. No había palabras que decir, pero El me amaba, El no me había cambiado por otro hijo. El me espero, me perdono, me dio su luz. El es Dios, El que es y siempre será.

Ocurrió, sucedió en la forma más inesperada, como cuando ocurre un milagro no esperado, no rogado, no pedido; como un regalo que llega a tus manos en un día cualquiera; eso fue lo que paso, así fue y así lo recibí. Pensé que ya había terminado mi año, y no fue así 🙂

"Permanecen la fe, la esperanza y el amor. Pero el mayor de ellos es el amor".

“Permanecen la fe, la esperanza y el amor. Pero el mayor de ellos es el amor”.

La felicidad es eso que no se describe, es el abrazo del padre, es un sentir que tiene una dimensión brutal que aprieta el corazón, y te hace sentir libre por completo, te vuelve la esperanza en un solo segundo, se prende el cielo en una sola fiesta y te hace ver cuán equivocados podemos andar lejos de él.

El fosforo se enciende y luego se apaga. De cada uno depende que el amor no se enfrié, que el regalo no se pierda. Cuiden su amistad con el cielo, protejan sus ojos de la cruz, amen cada segundo de vida que él nos da, luchen hasta no pensar, la eternidad es el inicio. Lo que Dios determina, no tiene fin.

Tres Ventiseis

Tres VentiSeisPor mi propia cuenta convencí a la miseria de abandonarla y entre a un grandioso lugar que ustedes llaman: “Oportunidad” [Decir adiós es perdonar].

Desde entonces ha llovido mucho, he tenido que tener que entrenar a un corazón a base de esfuerzos, y luchas para sostener. ha sido un invierno con primavera, ha sido mucho en poco tiempo y espacio. Sigo siendo el mismo pero con otros ojos. Son tres veintiséis, y unos cuadernos llenos de historias que cuentan retratos de mi corazón, de mi soñar, de mi vivir. Yo fui hacia ella y ella estaba allí.

Primavera, dulces ojos cuando no quieres alzar la mirada. Creyó en mí y yo volví a creer que podía soñar. ¿Cómo resumir en letras lo que siento por su nombre en Saturno? ¿Cómo pasas un trozo de corazón que se mueve a definir una amistad? ¿Que hace que alguien te importe cuando hace unos meses ni sabias su nombre? No es coincidencia que entre miles de usuarios llegara a ti, simplemente le doy los créditos a quien merece mi vida [Dios] Entonces, ya sé quien nos presentó, ya sé quien nos ayudo cuando pensábamos que no seguiríamos más.

Hemos obtenido grandes momentos y los convertimos en más que buenos recuerdos, porque obtener buenos recuerdos de alguien no es tan fácil. Ahora vemos más y mucho mejor, ahora somos más estables como un roble. ¿Ves? ¿Lo observas? Yo creo que puedes sentirlo, ¿Puedes? ¿Escuchas los aplausos del cielo? [Jaaaaaaa] ♡ Pasamos lo difícil, y configuramos una nueva teoría. Entonces teníamos razón que el tiempo, sin letras, sin llanto, sin sonrisa, no es tiempo, que querer sin estar, sin dar, no es querer, que amar sin costo, sin despojarse, sin padecer, sin morir, no es amar. Entonces estamos mejor que cuando comenzamos, niña linda.

“El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; y amigo hay más unido que un hermano”.

Tres VentiSeis

74 historias para decirte una sola cosa

Puedo comenzar por como inician las historias, o las aventuras pero esta no lo será, aun no es momento de escribirlo todo, aun no estoy autorizado por mí mismo, así que solo les queda usar su imaginación y llenarla de detalles. Hace semanas, creo que fueron muchas, deje de escribir. Mi mente se lleno de humo negro toxico, se fundió de tanto arranque. El puente que hay entre la mente, mis pensamientos, la razón con el corazón, sentimientos, emociones no dio para graficar letras, realmente no dio para nada más que observar, mirar, contemplar, y seguir caminando. Y que les digo del silencio? Que les digo de la ausencia de palabras? Ellos dos, el silencio y la ausencia se juntaron y me aislé como cuando alguien se va a un destino y no deja nota, no dice nada, simplemente se marcha, y en el mejor de los casos quizás me ocurrió como lo escribió  Jaime Sabines:

“Aquí no pasa nada, mejor dicho, pasan tantas cosas  juntas al mismo tiempo  que es mejor decir que no pasa nada”.

Ella ha sido la autentica luz que vuelve y llega a este destino de silencio y ausencia, y sin saber mis porque? Mis para que? Ella siempre llega, se hace sentir, y esta vez volvió hacer los mismo, se hizo sentir y me hizo sentir, solo que esta vez me hizo recordar, me hizo volver a capturar lo que hace meses atrás sentí por ella, pero que luego se fue, gracias a Dios, o gracias a mi, o la vida, o a ella, no sé bien para quien serán esas gracias. Yo estaba convencido de no querer sentir nada por estos tiempos raros, extraños y extranjeros, así que creí que no sentir era bueno y que sentir era malo, ahora creo que ambas maneras no son buenas, ni malas. Creo que sentir algo por ella es sublime y arriesgado, y que no sentir es algo bueno, y peligroso, en fin no se aun cual será la continuación de esta aventura o historia, lo cierto es que me aproximo y me llevo al límite y volvió a interrumpir mi silencio, mis ausencias y sobre todo: me devolvió la forma para que escribiera, y que mejor manera hay de escribir, que mejor forma existe, cuando es para ella, y otras lagunas que siento hacia ella.

 180998_480704621999558_1407773468_nAquí solo escribí una de las 74 historias de como decirle una sola cosa: La Quiero, aunque ella no lo sepa, aunque quizás lo sospeche. A ustedes les dejo para que piensen, inventen, imaginen el nombre y el apellido de ella, si alta o medio baja, si es blanca o piel canela, si vive en mi ciudad o está en Saturno, o sea no me pregunten por ella porque no contestare esas preguntas por ahora. Gracias por leerme y leer esta historia o aventura.

 

Llueve sobre la carretera, sobre este bus que me lleva a casa

Pasan las horas así como pasan los años, y mueren los encantos

Y aquí estoy sentado con gente desconocida que no apetece

Me pierdo pensándote y mi vista en los miles de árboles que pasan rápido.

Te anhelo como aquel niño inocente que por vez primera ve como sus ojitos se van detrás de aquella niña

Pienso, y te imagino más

Sonrió pero tiemblo

Entonces me asusto cuando escucho  tu nombre.

Te he visto distraída y angelical por las calles de esta ciudad

Te he mirado más de lo que debí permitirme

Pienso en ti, pero no decido nada

Pienso pero creo que enamorarse es cosa de extraños, y tú y yo no somos extraños.

He visto salir el sol en el amanecer, y resulta ser especial y maravilloso

He visto pasear historias que llaman amor que luego son lamentos

He hablado por muchas noches con la luna y algunas estrellas de mi corazón

Pero aun dudo del corazón que me toco

Aun pregunto ¿Qué hace la Madre de Haku y Emi en estos tiempos?

Aun dudo de estas letras que pueden enredarme

Por eso sigo aquí de este lado en silencio, mirándola

Observando que pasa, que sucede.

74 historias para decirte una sola cosa: te quiero.

La historia de Soma e Hiroto.

BeFunky_ViewFinder_3.jpgEran muy chicos los dos, aunque no tanto para enfrentar la vida. Soma era mayor pero no parecía, su cara y su cuerpo demostraba menos edad, igual que sus respuestas, igual que sus silencios. Hiroto por el contrario era dos años menor, pero se veía más grande, más independiente, más hábil, más conversador, sin penas para convencer a las personas. Ambos se conocieron en la iglesia la mañana de un domingo. Hiroto lo invitó a ser parte de sus trabajos, y Soma aceptó felizmente. Pasaron meses y se entendían, pasaban horas compartiendo ideas, hacían del trabajo algo ideal, algo normal. Hiroto viajó y dejó encargado a Soma de todo. Soma se encargó por un mes de las labores de Hiroto, y aunque era algo pesado, siguió hasta su regresó.

Hiroto llegó con aventuras de otro mundo, con un universo cargado de fantasías y sueños, que despertaron en Soma ganas de querer intentarlo. Soma vivía una realidad escasa, mientras que Hiroto sin pensarlo sacó de su maletín la respuesta al estrés de Soma, le dio la salida a la angustia de sus noches y oraciones. Soma no olvidó eso, tampoco las noches en que la comida faltaba en ciertas lunas para ambos, pero allí estaba la amistad, que dicen que supero todo por aquellos días.

hombre-caminandoEl tiempo siguió sus pasos, y el tiempo de tomar caminos separados llegó. Se marcho cada uno a su vida, a sus sueños, a sus leones enjaulados, a conocer, a caerse, a morir a ciertos caminos, y verdades. Soma vivía combatiendo su silencio, batallaba los altibajos de sólo observar, de no arriesgar mucho, de encontrar un camino para andar en medio de sus múltiples preguntas que lo perseguían. Hiroto volvió a lo que siempre supo hacer, batallando a sus deseos, y tratando de encontrar algo mejor a su porvenir.

Los copitos de la nieves caían esa tarde cuando sonó el celular de Soma, era una chica que no conocía, y le hablo de su amigo Hiroto. Soma se sorprendió porque a pesar de los años que habían pasado Hiroto lo volvió a buscar por medio de esa chica. Pero está chica le dijo que Hiroto había cambiado, que lo quería ver, a lo que Soma de inmediato cuadro todo y se encontró con la chica para viajar hasta donde se encontraba Hiroto.

La mañana del domingo llegó y los tenis de Soma estaban listos, el camino en bus era largo, y está chica antes de llegar al lugar donde estaba Hiroto volvió a repetir que El había cambiado. Soma entró aquel lugar y ciertamente era grande, era como un lugar de formación, como una gran escuela que te ayudan a salir de ciertos episodios no muy buenos. Soma observaba como los demás eran visitados por sus familiares, y cuando vio a Hiroto se dio cuenta que El era uno de sus familiares, era su apreciado amigo. Lo abrazo, y hablaron como el ayer. Hiroto le contó sus aventuras, lo que aprende en ese lugar. Comieron, caminaron, cantaron, le mostró su dormitorio, hasta que se asomó de nuevo la hora de marcharse. Se despidieron, Hiroto le dijo que observara bien las cosas, que no cometiera el error que El hizo, que no se desesperara, que todo llega a su tiempo. Soma se fue y con ello se fue todo.

Cuando Hiroto salió de aquel lugar, salió casado y con un niño. Su vida había cambiado, su físico también, y su destino. Ya no había tiempo para perder, ni para el placer. Tanto Soma, como Hiroto abandonaron su amistad, no volvieron a verse, ni hablar. Cada uno en sus luchas, cada uno con su soledad, con sus maletines y compromisos. Hiroto casado y con obligaciones mientras que Soma buscaba respuestas a su vida.

2603521293_d22b3e8460Una historia de una amistad que acabó. Decisiones que traen consecuencias. El Abandonó del uno al otro. El dolor de un tiempo no programado, de un matrimonio no planeado y la vida de un niño en medio de. Las dificultades, los problemas no arruinaron la vida de Hiroto. La desilusión, ni el temor destruyeron a Soma, pero lo que sí los derrumbo fue no tener un “Sueño real”, no luchar por tener uno, fue haber visto la decepción y haberle creído, haber olvidado el rostro de la Esperanza en la oscuridad.

Una Flor

BeFunky_mujer.jpg

Una flor puede durar un verano. Las flores se debilitan en el el invierno, y el invierno pareciera ser la sentencia de muerte para muchas, pero la flor auténtica somete la piel ante el calor y el frío, ante la oscuridad y la esperanza, ante la soledad y la compañía, ante cosas que sólo se despiertan en mis ojos algunos días donde dejó de mirarme y las miro, las observó y donde me miran y una que otra me sonríe, donde lloran sin mojar sus mejillas que hacen dos huequitos y donde la flor ha pasado nuevamente otro crudo invierno sin mí, sin nosotros.

Todo el peso que hay detrás de una rutina, del compromiso de seguir insistiendo en el andar por los sueños, que algunas llaman hogar, familia, amistad, amores eternos, perdón, un sin fin. Lo extremo es el don de ellas, es algo absurdo para nosotros que nos revolcamos, y somos cenizas en nuestros límites de pensamientos mientras para ellas es algo lógico como su tiempo.

 Son flores, flores que van de estación en estación sabiendo cuando brillar y auto guardarse para la lluvia y el frío, para golpes de vida (y no hablo del físico que en muchas ocasiones siempre viene de nosotros desgraciadamente) haciendo el curso de sacrificios que a veces el aire no se percata. al terminar, cuando cae la noche, hay un pedazo de nostalgia colgado en el escaparate que hace dueña aquella madre que respira algo cansada mientras el mundo duerme en los colchones que fueron alistados y cubiertos con sábanas, y almohadas por ella mientras nosotros nos divertíamos.

Feliz y con opciones continuamos la carrera, mientras ellas sienten y sacan de sus labios el te quiero, pero un día como muchos, se termina la flor, y se van en un descuido, en una enfermedad, en el maltrato verbal, en el físico y se las lleva y quedamos solos, sin amigas, ó sin hermana, ó sin novia, ó sin esposa, ó sin madre ó  sin hija y entonces notas el vacío, el hueco, el colchón desordenado, y las sábanas sucias, y tú vida como una larga rutina, sin encontrar con que sonreír.

beso¿Sí no existieran? Los días fueran dos, tres, y hasta cuatro en uno sólo. no habría que contar historias, ni aventuras porque no las habría. El aire pasará y no se detendría en nosotros. Las aves estarían en sus días aburridos, pensando que algún las haríamos pedazos. El corazón fuera un mundo abandonado que está en nosotros porque sí, pero más bien fuera como el cuarto de san alejó. El amor bajara de posiciones como la temperatura del polo norte, sería como un ángel endemoniado. Si no existieran seguro no tendría a quién escribir, porque alguien me ha hecho grande como mamá. Alguien me hizo mejor con aquella princesa que conocí. Alguien que miro y me quedo allí como la madre de Haku y Emi que está esforzándose y aprendiendo. Alguien me dice que puedo ser frágil más no débil, brillante, y equivocado y son amigas. Alguien pinta mi rostro y es mi dulce hermanita. Alguien nos enseña cosas y son las flores, vestidas de mujeres, aunque a veces debieran irse por un tiempo para aprender ciertas cosas a la fuerza, porque parece que ese es el mejor modo de que aprendamos. Dios sabe y sabia todo, por eso están  y aun es el momento y no las aprovechamos, aun seguimos en deuda acumulada. ya me acorde la mala noche en que mi hermanita me saco una sonrisa, ya volví a sentir el abrazo de aquella amiga en el invierno azul, ya volví a mirar los ojitos tiernos de aquella madre de Haku y Emi, ya volví entender a mama el día en que perdí. Están  y ojala que hoy fuera todos los días, por algo Dios las creo, por algo mas allá de lo escrito y vivido.

“Recordar por siempre lo que  encontré en un sólo rato

La foto en que te recuerdo

El mensaje guardado que está mi celular

La mano que está en mi manito cuando nací fue hermosa con el olor de la noche mágica en que amaneció con sol

Los ojos vestidos de mariposas me hacen temblar y esperar aquella madre de Haku y la divertida manera de colorear de Emi, me despierta hoy que no están”.