D I O S I N F I N I T O

No obstante tarde un poco más de lo acostumbrado en mi noche para dormir. Subí mis pies sobre la silla. Tomaba un sorbo de Coca-Cola, y recostaba mi espalda sobre la silla azul. Escuchaba al fondo la melodía de Tenth Avenue North. Meditaba. Así pase una larga, bella y hermosa noche romántica.

Guarde silencio, no ese ensordecedor, ese que te da ganas de llorar, ese que tiene un acelerador en el alma, ese que no resiste el corazón con hielo, ese mismo que muchas veces me obligo a lidiar sin otra alternativa, no, este silencio es el bello silencio de escuchar, de estar tranquilo ante su dulce voz, ese que te dice hijo.

Las horas no pasan, no generan ningún fastidio alguno cuando estas charlando con Él. Lo que escuchas de Él, son respuestas preciosas, son planes que siempre ha tenido para mí. Es un bálsamo saber que existe Él siempre para mi, y que inmensidad saber que yo existo por él.

Hoy, después de un año, sonrió a pesar de las dificultades que hay en Alaska. No pensé que volvería, no lo imagine, eso no estaba en mi Gps, sobre todo por el tamaño de mis decisiones, pero qué difícil es conocerle y seguir siendo el mismo. Es totalmente irreverente creer que podía con mis ideas, con mis pretensiones de seguir y vivir como si nada.

Más que hoy, es saber que soy feliz por su amor infinito, por su imparable amor. Un infinito que sobrepasa las ecuaciónes matemáticas, que supera lejos el romanticismo puro y natural, un infinito de estrellas hechas todas para mí, un infinito que esta cuando estoy bien y cuando no. Un infinito plagado de sorpresas. Su Amor un infinito eternal.

IMG-20150818-WA0007-01Dios es amor infinito, y uno a veces llorando por alguien, que a veces ni es correspondido. Dios dándonos amor infinito y nosotros  tomando el camino de más banca rota.

Dios te quiere, siempre lo ha hecho. Yo siempre he creído, y he pensado qué el problema nunca ha sido Él, que siempre he sido yo. Pues yo soy el que lo ha dejado de amar, de buscar, de escucharle, por mis razones, por mis comodidades, y con todo eso, Él sigue tan igual amándome, sacando el sol todas las mañanas, refrescándome con la brisa, inundando mi mundo de aire para que yo respire, alimentando la creatividad que me ha dado, y a veces tenemos el descaro de enojarnos, e irnos, y ya. Pero que enorme se hace su amor cuando no podemos más, cuando ya las soluciones no quedan. Nos da miedo, y escapamos. Su Amor es real, tan real como un beso, de un abrazo. Dios te quiere, y Dios te ama. Qué tal si ahorita te vas de paseo con Él por el parque, y charlas un rato, seguro tiene cosas que decirte, pero déjalo hablar y escúchalo, seguro te sorprenderás lo que tiene para ti. Que tengas feliz noche. Gracias por leer, y dejar sus comentarios.

Anuncios

No buscaba la respuesta

Nunca ha sido fácil escribirle a alguien que escribe. De hecho, escribir de alguien ya es un crucigrama japonés. Trato de ser objetivo, claro, tranquilo, y sincero, sobre todo eso, aun así no deja de ser una gran responsabilidad.

Escribir es más interesante que las palabras, porque los humanos tendemos a decir muchas cosas a causa del calor de las emociones, y el tiempo termina pisoteando frente a nuestros ojos las vagas palabras. Escribir queda allí, sobre un papel escondido en una gaveta, en una página de red, pero sobre todo queda en el alma, esa que no se oculta, ni se desconoce.

“Porque al final de todo, uno se recupera de uno mismo”

Hace un tiempo me encontró en mi lugar, desde aquel momento hemos tenido la oportunidad de conocernos, y conocernos bien. Es que en si, esa ha sido tu misión y la mía: pasar tiempo hasta destruir al mundo y sus fuegos con rifles, colorear avalanchas y hacerlas tobogán, caminar y terminar corriendo detrás del autobús de Jesús.  Es la canción que está en nuestra mente y le ponemos letra, es un sentimiento que no pasa por el dinero, es la dicha de saber que hay alguien a quien le importas, incluso cuando uno mismo ha sido derrotado. El vacio, la nada, el silencio son rincones que has descubierto, y eso no se consigue con el whatsapp.

Tenerte amiga, es una locura del tamaño de un océano, de la transparencia del agua de la isla titipan, de lo refrescante que llega ser cuando estamos luchando en el desierto. Pero tener una amiga, y que a su vez escriba, y que está metida de lleno con la locura de Somos Alma, no tiene precio. Eso se llama amor, se llama amistad. Que bueno tenerte en Saturno y en Alaska, saber que hoy es otro momento más que papito Dios nos permite fotografiar con sonrisa incorporada, a pesar que la vida no sea sencilla como un juego de parqués. No buscaba la respuesta, pero Dios también se emociona con nuestra vida, y manda amigo para la vida.

La Monada

Eran estas fechas de diciembre cuando volví a entrar en aquel lugar que de chico había conocido (el templo de mi antiguo colegio, el 20 de Julio central) fui con mi primo Jaime quién me había invitado, ese sábado a Generación Jesús.

Esa extraña sensación de ir a un lugar que conoces, que recuerdas, y tener esa tal vez necesidad de volver a el en otras circunstancias. El templo estaba intacto, con ese piano elegante. Por mi parte yo seguía delgado como siempre, sin palabras en mis bolsillos, envuelto con mis propios pensamientos, me senté en aquella banca. Estaba lleno el lugar, vi saltar  los chicos con esas canciones que tenía en mi diminuto mp3 de pilas (Bartimeo, Loco, todo poderoso entre otras me eran conocidas). Escuché la predica, y me agrado la atmosfera. Cuando terminó me presentaron a lo que sería mi familia sin yo saberlo.

pide masEse sábado los distinguí de la multitud, escuche sus nombres. Eran espontáneos, diría que demasiado, no les importaba llorar, reír, o hacer travesuras. Eran chicos diferentes a lo que normalmente yo me tropezaba. Allí inicie con ellos, y aunque suena a “estar integrado con ellos”, no fue así, yo hacía exactamente todo lo contrario, y no por terquedad, mas bien porque me costaba demasiado abrirme, ser espontaneo aunque lo era a mi modo. Yo guardaba silencio, mas del que puedan lograr imaginar. Los observaba uno a uno, sin que se notara. Aun así ellos saludaban con la alegría, con la carga, con la falta de, con la abundancia de, pero eran espontáneos con lo que tenían dentro. Así me aceptaron, total en cada grupo siempre hay diversidad de personalidades y personajes. Comencé a parchar con ellos, era un grupo, un gran grupo (juntos & unidos) que solía ir después de aj a plaza de la paz (en ese tiempo era “La Plaza”) que luego con el tiempo tomaría el nombre de “Escaleritas del viento” (en honor a lo especial que se convirtió, en especial para mí, en otro post les escribiré de ese lugar), en otras ocasiones llegábamos al “Hotel Viáfara” a continuar con la insatisfacción santa que se había, o simplemente a estar.

Debo confesar que me tomo tiempo asimilar eso de “Hotel”, en realidad lo sigue siendo. Era todo un hogar, con unos padres en todo el sentido de la palabra. Nunca falto el consejo, la mano extendida, el llegar y sentarse sobre el mecedor, escuchar música, saludar, entrar al cuarto, desahogarse si era necesario, compartir el pan, la ayuda del cielo, ser corregido, ser instruido, amado y tenido en cuenta. Estábamos Ilesos, tercos, muriendo, soñando,  gritando las canciones de Rescate. Otras veces insoportables, tristes, deprimidos, en fuera de lugar. Así, era el “Hotel Viáfara”, el hogar, que es dirigido por los padres que fueron y que siguen siendo padres. El señor Walter y la señora Olga nos aceptaron a cada uno con nuestras cargas, nuestras estupideces,  y locuras,  y nos formaron con la palabra, con el ejemplo. En palabras más precisas era un lugar de formación. Encontré padre y madre sin haberlo solicitado, y sin darme cuenta que lo necesitaba (Pa Walter y Ma Olga Gracias ♡]]

Sin dinero, sin pretensiones de tener amigos porque no los necesitaba, los encontré. Crecí y fue muy duro eso. Lidiar a Benjy era tenaz, sacarle palabras, hacerle ver lo que había para él, sobre todo cuando alguien cumplía y cada uno expresaba sus deseos, eso era para mí todo un desafió (a veces una tortura). Pero en cosas tan pequeñas pude crecer.

MONADAEl nombre de “La Monada” no recuerdo bien a quien se le atribuye, no sé si fue lucia (José para mi), si fue óscar, Jaime, Eddy, Marcelo, Félix, Richard, Indira, o Benjy, pero sea quien sea, se le tomo ese nombre debido a la gran influencia que tenia la banda de Rescate en nuestras vidas, una influencia especial, y muy particular. Es como si Ulises (El vocalista, y líder de la banda) viera nuestras vidas por una cámara, como si leyera alguna de nuestras cargas, de nuestros sentimientos ante el mundo. En fin, el nombre de La Monada llego sin proponerlo en sí, es un nombre que se quedo con nosotros y del que nos sentimos identificados.

Sin duda luego de 8 años, hemos cambiado, hemos logrado sueños,  hemos trazado llantos de alegría pero también de dolor y consuelo. Nada ha sido fácil, nos separamos,  debíamos emprender un camino propio. La Monada es mi familia, son recuerdos y presentes, son regalos no merecidos, son sonrisas de la gracia, son avenidas de un camino que nos impulso a seguir creyendo el mensaje de la cruz. Los rescateros de almas, la monada pidió más y Dios no los dio. Tal vez en ese tiempo no tenía tanta certeza de cuanto amaba a Dios, hoy me doy cuenta que si lo ame, y que Dios los puso como pibes y pibas para sentirlo, para creer que si se podía con esas luchas que teóricamente ya estaban perdidas, pero que hacíamos de ello algo familiar para todos.

Al principio, y lo que va, seguramente nada hubiera funcionado, ni la hermandad, ni la amistad, ni las manos extendidas del uno al otro, ni las discusiones, ni los malos entendidos, nada, de no ser por Dios, él fue quién nos presento, no junto y nos unió, a Él la gloria por siempre.

Benjy

Tres Ventiseis

Tres VentiSeisPor mi propia cuenta convencí a la miseria de abandonarla y entre a un grandioso lugar que ustedes llaman: “Oportunidad” [Decir adiós es perdonar].

Desde entonces ha llovido mucho, he tenido que tener que entrenar a un corazón a base de esfuerzos, y luchas para sostener. ha sido un invierno con primavera, ha sido mucho en poco tiempo y espacio. Sigo siendo el mismo pero con otros ojos. Son tres veintiséis, y unos cuadernos llenos de historias que cuentan retratos de mi corazón, de mi soñar, de mi vivir. Yo fui hacia ella y ella estaba allí.

Primavera, dulces ojos cuando no quieres alzar la mirada. Creyó en mí y yo volví a creer que podía soñar. ¿Cómo resumir en letras lo que siento por su nombre en Saturno? ¿Cómo pasas un trozo de corazón que se mueve a definir una amistad? ¿Que hace que alguien te importe cuando hace unos meses ni sabias su nombre? No es coincidencia que entre miles de usuarios llegara a ti, simplemente le doy los créditos a quien merece mi vida [Dios] Entonces, ya sé quien nos presentó, ya sé quien nos ayudo cuando pensábamos que no seguiríamos más.

Hemos obtenido grandes momentos y los convertimos en más que buenos recuerdos, porque obtener buenos recuerdos de alguien no es tan fácil. Ahora vemos más y mucho mejor, ahora somos más estables como un roble. ¿Ves? ¿Lo observas? Yo creo que puedes sentirlo, ¿Puedes? ¿Escuchas los aplausos del cielo? [Jaaaaaaa] ♡ Pasamos lo difícil, y configuramos una nueva teoría. Entonces teníamos razón que el tiempo, sin letras, sin llanto, sin sonrisa, no es tiempo, que querer sin estar, sin dar, no es querer, que amar sin costo, sin despojarse, sin padecer, sin morir, no es amar. Entonces estamos mejor que cuando comenzamos, niña linda.

“El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; y amigo hay más unido que un hermano”.

Tres VentiSeis

La historia de Soma e Hiroto.

BeFunky_ViewFinder_3.jpgEran muy chicos los dos, aunque no tanto para enfrentar la vida. Soma era mayor pero no parecía, su cara y su cuerpo demostraba menos edad, igual que sus respuestas, igual que sus silencios. Hiroto por el contrario era dos años menor, pero se veía más grande, más independiente, más hábil, más conversador, sin penas para convencer a las personas. Ambos se conocieron en la iglesia la mañana de un domingo. Hiroto lo invitó a ser parte de sus trabajos, y Soma aceptó felizmente. Pasaron meses y se entendían, pasaban horas compartiendo ideas, hacían del trabajo algo ideal, algo normal. Hiroto viajó y dejó encargado a Soma de todo. Soma se encargó por un mes de las labores de Hiroto, y aunque era algo pesado, siguió hasta su regresó.

Hiroto llegó con aventuras de otro mundo, con un universo cargado de fantasías y sueños, que despertaron en Soma ganas de querer intentarlo. Soma vivía una realidad escasa, mientras que Hiroto sin pensarlo sacó de su maletín la respuesta al estrés de Soma, le dio la salida a la angustia de sus noches y oraciones. Soma no olvidó eso, tampoco las noches en que la comida faltaba en ciertas lunas para ambos, pero allí estaba la amistad, que dicen que supero todo por aquellos días.

hombre-caminandoEl tiempo siguió sus pasos, y el tiempo de tomar caminos separados llegó. Se marcho cada uno a su vida, a sus sueños, a sus leones enjaulados, a conocer, a caerse, a morir a ciertos caminos, y verdades. Soma vivía combatiendo su silencio, batallaba los altibajos de sólo observar, de no arriesgar mucho, de encontrar un camino para andar en medio de sus múltiples preguntas que lo perseguían. Hiroto volvió a lo que siempre supo hacer, batallando a sus deseos, y tratando de encontrar algo mejor a su porvenir.

Los copitos de la nieves caían esa tarde cuando sonó el celular de Soma, era una chica que no conocía, y le hablo de su amigo Hiroto. Soma se sorprendió porque a pesar de los años que habían pasado Hiroto lo volvió a buscar por medio de esa chica. Pero está chica le dijo que Hiroto había cambiado, que lo quería ver, a lo que Soma de inmediato cuadro todo y se encontró con la chica para viajar hasta donde se encontraba Hiroto.

La mañana del domingo llegó y los tenis de Soma estaban listos, el camino en bus era largo, y está chica antes de llegar al lugar donde estaba Hiroto volvió a repetir que El había cambiado. Soma entró aquel lugar y ciertamente era grande, era como un lugar de formación, como una gran escuela que te ayudan a salir de ciertos episodios no muy buenos. Soma observaba como los demás eran visitados por sus familiares, y cuando vio a Hiroto se dio cuenta que El era uno de sus familiares, era su apreciado amigo. Lo abrazo, y hablaron como el ayer. Hiroto le contó sus aventuras, lo que aprende en ese lugar. Comieron, caminaron, cantaron, le mostró su dormitorio, hasta que se asomó de nuevo la hora de marcharse. Se despidieron, Hiroto le dijo que observara bien las cosas, que no cometiera el error que El hizo, que no se desesperara, que todo llega a su tiempo. Soma se fue y con ello se fue todo.

Cuando Hiroto salió de aquel lugar, salió casado y con un niño. Su vida había cambiado, su físico también, y su destino. Ya no había tiempo para perder, ni para el placer. Tanto Soma, como Hiroto abandonaron su amistad, no volvieron a verse, ni hablar. Cada uno en sus luchas, cada uno con su soledad, con sus maletines y compromisos. Hiroto casado y con obligaciones mientras que Soma buscaba respuestas a su vida.

2603521293_d22b3e8460Una historia de una amistad que acabó. Decisiones que traen consecuencias. El Abandonó del uno al otro. El dolor de un tiempo no programado, de un matrimonio no planeado y la vida de un niño en medio de. Las dificultades, los problemas no arruinaron la vida de Hiroto. La desilusión, ni el temor destruyeron a Soma, pero lo que sí los derrumbo fue no tener un “Sueño real”, no luchar por tener uno, fue haber visto la decepción y haberle creído, haber olvidado el rostro de la Esperanza en la oscuridad.

Estas letras llevan tu aroma

Estas letras llevan tu aromaYo me tropecé con ella hace un buen tiempo, como cuando las aves se tropiezan a las nubes, desde entonces sigo sus textos, sus expresiones, sus noches, sus soles por mi canal favorito: Twitter. Ella es la chica de la que no hablo, y de la que nunca había escrito, hasta hace un par de noches cuando abrí la gaveta donde están guardadas ciertas noches con historias para no olvidar. Ella tiene su historia sin ella saberlo hasta ahora. Ella se acercó sin prisa y me respondió a la pregunta que dormía mi luna. Ciertamente la vida es así, la lluvia llega a pleno sol, la sonrisa sale en medio de un par de lágrimas, entonces el mundo es extrañó y Dios cuida a cada uno de sus hijos.

Ella es la chica que no hace pausas para decir, para escribirme y dar aliento en medio de la pereza de las cosas inevitables. No sé donde vive, no se su número de celular, ni cuál es su estrella favorita, en realidad no se muchas cosas de ella, sólo sé que es una chica hermosa, de sonrisa muy alegre, y espontanea. Ha pasado tiempo y aún no la he podido hallar con su carita triste, con su perfume apagado, y sus ojitos tibios al andar. Hace un par de meses vi lo mejor que le pudo ocurrir, y es comenzar su propia historia de amor con el mejor amigo mío: Jesús. Lo que sigue continuación es lo que ella me inspiró a escribir, Dios guíe tú andar, y gracias por sonreírle a mis ojitos.

 

Rosas y mariposas solas

Tus pasos sobre la arena saben a dónde va tú destino

Hay verdades que descubres, mientras yo apenas te descubro.

 

Vivir y no vivir nada

Resistir y no resistir nada

Pero siempre deberás hacer lo correcto cuando corresponda cada noche, cada minuto, cada segundo.

 

Las penas, el lago oscuro

Pocos girasoles, y nada de lluvia

Destino que te espera de frente

Anhelando que suene el milagro para que alcances el cielo.

 

Mueve tus deditos

Vuelve a empinarte

y siempre sueña

Porque nadie puede limitarte

Porque nadie puede marcar líneas en tú territorio

Porque debes alcanzar el cielo.

 

Pasarán los años, llegarán las arrugas

Deambularan mis letras en mis libros

Me iré, no sabré de ti

Por eso espero que mueras con Dios, tú amigo, tú padre, tú Todo

Aquel que me inspiró está noche para darte estas letras.

Cáncer en el corazón

Son y sólo meses de vida. Momentos que se congelan y se van olvidando. Letras que van al fondo del corazón y esperan algo más del amor. La cima no es lo que tanto dicen, no es lo que tanto se imaginan, sólo es un vuelo en varios instantes que se terminan y al cual todos queremos llegar.

Recuerdo, noches largas que no terminaban, donde luchaba en contra de la soledad. Camine, y sentí el mar golpear mis ojos, y vi que poco y lentamente, podría llegar. los tiempos cambian, igual que los gigantes y la mirada de mis ojos.. Uno no se hace fuerte, uno en el proceso aceptado con Dios, te ves sostenido, te sientes fuerte. ¿Donde empieza la vida?

Nadie vio la tragedia aproximarse. Nadie se percato que la enfermedad ya estaba en el cuerpo, que el vaso estaba infectado de dolor, que la herida estaba sangrando por dentro, y que la razón no tenía idea que el silencio ganaría por vez primera. Todos quedamos quietos, estáticos en esa tarde que el cielo oscureció ante la noticia, ante el memento que nadie sabe esperar, y que guardan el mayor y agónico silencio. Llegó con fuerza, como una melodía de rock que despierta, y donde nos damos cuenta de lo que uno ha tenido. Mira detenidamente los que siempre han estado, los que huyeron y es entonces cuando valoras la vida y sus segundos y es cuando parece que todo termina.

<<“Muchos mueren de día y otros de noches, pero hay muchos que no saben que ya han muerto”>>

Es hora de partir, y a quien le gusta partir, irse, o morir? Son esos momentos en el que nadie desea estar, ni participar, es donde todos evaden. Es memento de tal despedida, donde las lágrimas son tan y tan dolorosas que las letras no dan, para que yo lo escriba, pero algunos ni alcanzan a despedirse, fatal no? Todo termina para muchos por un Cáncer, Sida, Diabetes, o un Cáncer en el Corazón.

No sé sí están entendiendo, no lo sé, pero no pueden quedarse mirando los ojos. No pueden estar quietos ante lo que no ven. Siempre hay dolor. No alcanza, (lloró) se nos muere lo que queremos, y no podemos hacer algunas cosas para frenar algunos hechos. Es que mira, hay un memento en la vida cuando llega una canción que nunca más se irá, cuando te llega un memento preparado, una única vez y exclusivamente para uno. Un momentos que nunca se olvida, que te deja marcado, como una gran cicatriz que parte en dos tú vida y te recuerda cada día al acostarme y levantarte, para decirlo a mi modo: “existe un día del amor”, sí es así, un día del amor en la que te salvan del cáncer del corazón, es allí cuando empieza tú vida.

Vamos a morir un día de estos, pero hay una forma de hacerlo y es con dignidad, y para eso hay que tomar una decisión. Una elección más importante que la madre de Haku, que mi libro EO, y es la única razón por la cual sigo escribiendo y lo seguiré haciendo hasta que no respire más, pero,  debes sanar el corazón antes de que esto termine, debes perdonar hoy (pienso lo difícil que es Todo ello) ya lo leyeron, ahora yo sigo mi camino, mañana es día de morir. Queda poco tempo con la Vida, es hora de sanar el cancer en el corazón. Di Caho

Mis Ojos

Nada está escrito en su totalidad en mi libro de historia, así que sin tanto sonido, aquí estoy a oscuras. Empieza está noche, demasiado sublime por así tratar de escribirlo. Aquí estoy con ese silencio que es tan agradable, y con estas inmensas y fuertes gotas que se mueven dentro de mí y que salen como rocío de la mañana. No pensé, ni imaginé llegar a donde estoy, pero Dios ha sido un groso conmigo.

Yo prefiero escribir, que hablar, prefiero a pocos que a muchos. Sin duda alguna he visto mis ojos frente al espejo, los he visto saltar sin paracaídas como un niño detrás de niña linda. Los he visto quebrarse ante el dolor por la ausencia de alguien que ya no está aquí en mi globo. He visto mis ojos callarse durante años por esa ausencia de un abrazo que hubiera calmado mi descontento ante las adversidades que no entendía. He visto mis ojos no parar ante aquella soledad que viví de forma libre ante mi depresión. He visto como me preguntaba cuando daba todo de mí y no salía nada bien, pero sobre todo he visto cuando me miro y me dio un lugar cuando no me encontraba yo y son los mismos ojos que cada día, El le da vida, los mismos que me dio al nacer.

Cuan duro es estar de pie resistiendo. Cuando duro fue aquel febrero del 1987, cuando los doctores no daban nada por mí y mes después, salí con esos ojitos de inocencia y sonrisa. Cuan duro ha sido aceptar cosas que no hay, y que tanto necesitas como el mismo aire. Cuan duro ha sido escribir tantas letras, con tantos momentos guardados en mi gaveta de memoria. Cuando dura es la vida misma, y elegir a cada segundo a ti, El que me hace fuerte en mi debilidad. Cuán grande es ver como mi corazón se levanta de la nada y da un segundo más.

No hay regaló más grande en el mundo, que ustedes me pueden dar. No hay sonrisa más bella que la madre de Haku me quiera dar. No hay nada que podrán hacer, que me alegre demasiado el corazón que saber que Dios pensó y planifico un día en el mundo para que yo naciera y ustedes me conocieran.

Gracias a todos, los que siempre me leen, y los que hoy lo hacen. Aquellos que apenas se asoman por la ventana. Aquellos que ya tienen momentos conmigo. Aquellos que ven de lejos y aquellos que comparten calidad de tiempo. Aquellos que discuten conmigo, y los que saludan en mi Twitter. Aquellos que tratan de entenderme y los que no. Aquellos compañeros de iglesia, de trabajo, de vida, Gracias por su espacio. Gracias a los que son familia pinguinera, y a los de la monada. A los dos que admira mi alma: Becky & Manger (hermanitos), y a la gloriosa mamá que nunca me dice un No para mí. Gracias a niña misteriosa por dejarme estar en tú playa y tirarme arena a cada momento con tanto amor puro y hacerme crecer, y a Pitufinha por ser la niña de Neptuno que está cuando otros duermen.

Y que sí Dios es un groso? Jejeje es un súper groso, aun cuando hago bien o hago mal o  cuando todo está mal para mí.

Historia de Amistad

“Alguien es mi amigo, y yo no lo sabía”

“Yo caminaba por el sendero que yo mismo había decidido. Yo sabía las señales que había al caminar. La temperatura y sus males. La soledad y su confortable colchón de sueños. Yo conocía donde no debía descansar. Identificaba los huecos mal tapados. Sabía del único atajo que está hacia la derecha, aunque es muy angosto. Me escapé como un preso de noche que a la luz de sol estaría de nuevo en su celda, pero luego de andar intentándolo, escapé y no regresé. Allí fue el día en que me escapé del sol, y me fui a vivir al lado oeste de la noche, al sur donde está la casa abandonada donde nadie os aparece, ni aún para pedir ayuda sin orgullo, fue allí donde me quedé, sólo que alguien sabía dónde estaba, y ese alguien, era el amigo que no sabía que tenía”.

Hace poco me di cuenta que tenía un amigo. Y quizás el no lo sabe, quizás el sólo hace lo que siente, lo que cree, lo que piensa, lo que debe, lo que  . . . Lo conocí porque me fui de un lugar, un lugar que debí haberme ido hace rato, pero no lo hice. Llegué aquel lugar, y ya el estaba allí. El reloj ha gastado toda la tiza que quieras y me ha enseñado a esperar y decidir: ¿Aceptar o no aceptar?. Al principio fue lo práctico: hacer lo que te toca hacer.

 No recuerdo la fecha, y eso sí que es raro en mí, pero lo empecé a ver con una chica, y luego, lo he visto cambiar algunas cosas, o las cosas cambiaron. Vi el ir y venir de chicharrones y egipcios. Desde allí me di cuenta que no celebramos con mucho entusiasmó los cumpleaños, tampoco nos emocionamos con furor la llegada de la navidad y disfraces, ni el muñeco de carnaval, ni los días del padre, de la madre, del amor y que amistad, ni del Internet, ni nada. He aprendido a estar allí, y he visto el allí. No suelo llamarlo, ni él a mí, tampoco menaríamos por texto, sólo nos divertimos por Twitter, a propósito el fue quién me metió en el mágico y fabuloso mundo de Twitter. Aquí, Simplemente cada uno es lo que es su lugar.

 Algunas veces grita, otras se pone a cantar, otras se molesta, y se burla de mis caídas. El fue quién me ayudó a encontrar a “Haku”. Uno de esos días donde vagaba de terco me dijo como cuando Dios le dijo a Israel: “Sal de Egipto, Moisés” Jejeje me fui con la verdad restregada en mi cara y tuvo razón. Hoy es el amigo más extrañó que tenido hasta ahora. Sus palabras son puntuales como para captar el mensaje. Su chica, su esposa, es mi amiga, mi editora, ella es un poco escandalosa, pero amiga que es lo importante.

No existe una forma como tal.  No existe un contrato de amistad, ni exclusividad. Simplemente la vida sigue su curso y uno debe “Distinguir y Conocer”. El conocer requiere tiempo. La amistad es “Servir” lo que en letras más cortas es: “Dar” en eso consiste la amistad y es lo que tanto cuesta tantas veces. Está es una historia de amistad, y No necesariamente es saber la vida del otro, como tantas amistades costumbristas y rutinarias que van. Simplemente es estar y llegar con las palabras, con los silencios, porque de allí es que esa otra persona, llega a reflexionar, a entender, y a intentar ser mejor. Y que amistad se sostiene sola? Ninguna. Que amistad piensa en el bien del otro? Sólo cuando los dos extremos tratan en sus días de acercarse al creador del cielo. Alguien es mi amigo, mucho antes que todos, mucho antes que supiera que uno y uno es dos (creo que es así) mucho antes que supiera que podía respirar, y que el Amor siempre es puro, y no porque lo leí, sino porque lo viví y luego aprendí. Alguien es mi amigo, y yo no sabia que era: Jesus, fue El quien me dijo que tenia otro amigo, que yo no sabia que tenia.

“Alguien es mi amigo, y yo no lo sabía”.

Tu…. Yo

Estoy de cierto modo acostumbrado al aire de escribir, y a leer algunos Bloog, y me agrada hacerlo, pero que asombroso es llegar al correo y encontrar unas letras para uno, de alguien que pensó en ti, de alguien que gasto su tiempo al rayar su mundo, su imaginación, y hacer un dibujo de lo que realmente es la unión de dos personas que hace meses ni sabían que existían. esto es de los tantos resultados de lo que es “Amistad”, esto es lo que yo llamo, gastarse en tiempo, gastarse en lucha, gastar, sin mirar los resultados. no diré mas, simplemente que Dios en medio de su gracia y su misericordia me regalo una linda amiga, que aparte de todo, sabe pasar sus sentimientos al mundo de letras.


Tu en tu soledad, yo en la mía…. Tu con tu historia, yo con la mía… tu, en tus silencios, yo en los míos, no tan largos como los tuyos pero si tan profundos como ellos…

Me detengo un instante a pensar, que ocasión tan maravillosa la que Dios escogió para encontrarnos, me convenzo de su perfección y de que todo tiene su tiempo. Sin temor a equivocarme este era el momento justo en el que debíamos cruzarnos. Es un entretejer de historias dispersas, distintas, lejanas, pero todo por más lejos que esté tiene un punto de convergencia, tiene un punto de llegada y lo mejor es poder descubrirlo en compañía. Por eso ofrezco mi mano con la esperanza que la tomes y caminemos juntos, no prometo no equivocarme porque te fallaré lo sé, no te prometo ser la mejor amiga, porque me verás algunos días lejos y otros cerca, pero si te prometo hacer mi mejor intento cada día para serlo.

He aprendido de ti tantas cosas y algunas más, he escuchado atentamente cada una de tus palabras porque sé que cada una traen su historia, he aprehendido tus experiencias como mías, y tomado las lecciones para mí, he disfrutado de tus locuras, comprendiendo que cada quien tiene su cuota, unos más que otros, unas mejores que otras… Pero todos tenemos la nuestra…
Pocos como tú, pocas como yo… somos capaces de entender aun nuestros silencios… pocos como tú, pocas como yo, pocos amigos queriendo caminar paso a paso, sin atajos que no hagan parte del proceso, gritando las palabras con las miradas, y haciendo de nuestra amistad un bloque inconmovible e inolvidable.

((Danna DagUer CalOnge))