En tu vida, ¿Como es tu cuarto?

Mi sala

Llego luego de unas horas fuera de mi iglú. llego allí y me siento yo en el cuarto de mi cielo, en mi cuarto, no importa como me fue, o si no me fue, no importa, aun así sigue siendo mi pedazo. No se como en realidad deben ser aquel lugar a la que llaman “cuarto”, pero el mío tiene un fondo con cielo claro, que aveces oscurece y a veces se humedece, a la izquierda anda mi soledad y un mar de pensamientos que los entreno a diario, a la derecha una docena de libros ya leídos y otros por leer, junto con par de libretas que se llenan rápido. A veces me duermo sobre aquel sofá, a veces elijo la cama, en fin.

En tu vida, ¿Como es tu cuarto?

El cuarto parece ser el lugar mas detallado, y mas intimo para algunos. Allí  mostramos lo limpio, lo puro, lo recto, lo sucio, lo desordenado, lo mas bello, lo no tan bello. Nuestros logros, nuestras mejores fotos están colgados sobre la pared, pero también esta la gaveta de recuerdos que tiene una llave que están bien guardada, la misma que contiene cartas, porta-retratos  y ciertos accesorios que no se muestran en Facebook. El cuarto es mi hotel, es un baño y una cama juntos, es la película favorita, es el chocolate, es el frió, es el mejor perfume, es la vista hermosa, es la charla mas sincera que tenemos con nosotros mismos, es el llanto que nadie ve, y que nadie siente, es el grito desesperado de errores, es la maquina de sueños, es la triste frustración de haber perdido algo, es la carta hecha a la niña de mis ojos. El cuarto tiene el chicle de no querernos levantar de la cama por las mañanas para irnos a estudiar o trabajar, es la delicia de un amor platónico que vive en allí.

Hay millones de modelos de cuartos en el mundo, algunos están en la calle, otros en una familia moderna, algunos en una casa hecha pedazos, unas bien decoradas llenas de estrellitas de apariencias, otros compartidos con la hermana, la tía  o la abuela, y algunos muchos no tienen cuarto. Para unos el cuarto es la sala, allí todo el mundo entra, se sienta, se duerme y en fin. Mi cuarto tiene imaginación libertada, tiene conversaciones vividas en saturno, tiene música de piano, y de violín por las noches, tiene la forma en que el sol pinta la luna de un cielo nocturno. El cuarto es el lugar a donde finaliza mi día  y donde comienza, es el testigo de mis conversación y mis silencios. Mi cuarto es a donde invito a Dios, es donde le muestro mi monte, mi desierto, mi península dorada, mi lago triste, la lluvia fría, donde tomo un café con El, donde hasta ahora, ha sido el único que ha podido pisar mi lugar. Lugar de aire, lugar donde su presencia puede habitar en mi, lugar de desesperación.

¿Como es tu cuarto?

Anuncios

Hospital

hospital

Discúlpenme la ausencia, pero necesitaba suero. Me he pasado la vida tomando decisiones. Decisiones para todo. Para comer o no comer, para irme o quedarme, para despertar o seguir dormido, para dejarme tratar o hacer lo que yo pienso. Luego de muchos meses tomé una de esas decisiones que antes había tomado a la ligera, de las que me emocionaba y ya, y fue en esas divertidas y aceleradas decisiones que me equivoqué; pero que  aprendí, así que está vez volvía una situación que requería una decisión definitiva. Son esas decisiones que no merece estar la emoción presente, ni la locura suelta, sólo Dios y yo, yo y Dios.

<Las decisiones son preguntas que Dios debería responder?>

La iglesia (hospital) ha sido una de mis preguntas repetidas en mi cuaderno, y volvía a estar presente de nuevo. La pregunta estaba hecha, y mi decisión aún congelaba mi respuesta. El hecho de cambiar significaba trasladarme a un nuevo hospital, donde habría enfermeras de muchas clases, con doctores con estudios y sin ellos, con procedimientos, fórmulas y atención de manera muy diferente y de la que yo debía aceptar. Así que después de un tiempo, me traslade a ese nuevo hospital, (que un tiempo muy atrás ya había estado y del cual yo me había escapado en todo el sentido). Ese hospital, era parecido pero a la vez muy diferente (a donde yo estaba). El principio fue algo incómodo adaptarme, pero la medicación era lo elemental en ese momento para mi recuperación. El tratamiento inició. El arte de estar en cuarto al lado de unos pingüinos desconocidos fue una tarea muy compleja, dado a mi ayer.

hospital1Han pasado casi 8 meses de estar en el nuevo hospital. La sala pinguinera ha sido efectiva para mi recuperación, la paciencia y el respirar de la sala me ha hecho sentir tranquilo y confiando. Los pingüinos han sido de mucha ayuda en días donde el oleaje me ha pegado sin piedad, donde mis pies no saben naufragar. He visto los colores reales de esta sala, y he visto la Pingüina-líder sacar sabiduría y fuerzas por este pingüino terco y algo inquieto, pero sobre todo he conocido algo que no pensé conocer más (pingüinos llegar a mi corazón). Tanto ha sido mi recuperación, que he podido salir a caminar a otras salas y conocer a Pitufinha, una chica que se ha ganado mi confianza y corazón, y de la que he aprendido mucho, también pude ver a la prima de Haku, a mi hermanita, y a otros que también andan y luchan en este hospital.

Lo cierto es que yo no podría haber entrado a tal procedimiento, a este hospital sin haber querido (intención) sino hubo un comienzo, un comienzo que se llama: “la Monada”, unos pibes imperfectos dispuestos a dar por este pingüino algo más que una compañía, y qué decir de florecita, de Solecito, de niña inquieta, de Loquilla adorable, y de la dulce y bella niña linda y de la actual niña misteriosa que me deja el cabello de pie. Uno no llega a ningún rincón sólo. Yo no podría tener la recuperación por sí sólo, sino hay personas que te ayuden y te prueben. Atrás hay historias, hay noches, hay desespero que aguantaron por mí. Ese fue el inició doloroso de un pinguino rebelde que no quería someterse a un tratamiento, a un proceso que no quería vivir, que no quería escribir, ni hablar, ni ser, ese fue el inició de un  tratamiento de formación, y es por eso que estoy aquí luchando con el mejor especialista que me ha operado: Dios, el mismo que siempre arriesga por amor, olvidando cuando olvido tomar mis pastillas, y medicamentos, el sigue allí.

Continuara . . .

 

Historias de Amistad “¿Aceptas o no aceptas? “.

Una pregunta:  ¿Aceptas o no aceptas? 

“Es mi último aliento. Es un momento al final del túnel. Quedaron ojitos que hice mojar, unos labios que quiso tocar mi corazón, pero no le alcanzo. Sueños que no llegaron a su puto destino y miles de letras que decían algo. Heridas del corazón, un dolor que va menguando y la muerte llegó al cuarto central. Unos de pie y otros en carro. Cada uno con un papel. El sol no brillo ese día para el inimitable de Manger, ni  para la artista de Becky. Mi madre llorando estará con océanos de lágrimas, y algunas con un par de lagrimas improvisadas sin pañuelo en La cartera”.

Te pregunto ¿Aceptas o no aceptas? Lo he pensado más allá de lo escrito allí. La vida no ha sido fácil y es que la vida no es fácil desde el día en que llegó y es que no creo que lo sea. Solo existe y queda dar lo mejor de sí, aunque eso no garantice nada, aunque eso no da el sello que me irá bien, pero quizás algunas veces podré sonreír, y sonreír conmigo mismo.

Muchos rostros y no conozco a todos, muchas caratulas con canciones y sin ellas. Historias y personajes. Algunos son cortos otros son de largometraje. Todo termina con su fecha de vencimiento, y es que pensar en vivir siempre, debe ser una locura. Dios? hoy sólo lo mencionare porque hizo lo que a nadie se le ocurrió: “Inventar el Amor y crear de allí la Amistad”. Historias de amistad, supongo que cada uno tendrá muchas, tanto que se nos olvida, yo  contaré algunas . _ .

  • Que extraña noche de lluvia. Sola y sólo, pero en medio de la oscura hay luz. mis pisadas están llenas de escasa luz y armonía. me ha gustado acostumbrarme a esto, pero ya no duele como antes, ya no. Ahora es todo lo contrario, ahora se me dificulta estar acompañado, compartir, buscar, estar en sincro, algo así.

No te veo oscuro, ni caótico, tal ves sólo un poco disperso.

  • Quizás porque no ves mis ojos. Has sido buena conmigo y me agrada que estés, aunque hay cosas oscuras en mi que luchan para que no pida ayuda, para que no te busqué.

Crees que no debemos ser amigos?

  • Porque preguntas eso?

Porque no te comprendo

  • y por eso te vas a ir?  No es una buena razón. Poco a poco nos vamos conociendo y entendiendo. Hoy me siento bien que tú estés, y tú?

Deja que te vea y yo te diré como te veo, déjame decidir.  

  • Creo que no tienes que decidir nada. Eres mi amiga y punto. Así te veo. Quizás sí hubiera sido 6 meses atrás, no importaría pero hoy sí. Seguimos?

Sí, claro.  

  • Nadie dijo que sería así de difícil, pero sí lo que se pretende es amistad, entonces todo esto tiene alto contenido de esfuerzo.

No pensaba dejarte sólo, sólo quería saber sí tú querías que yo estuviera. Definitivamente a distancia es difícil  conocerce y las palabras sin miradas tienen muchas interpretaciones.

  • Es muy cierto eso

Por lo menos esto debe ser claro ” me siento bien contigo”

  • Sigamos, no importa que mi reloj se le halla acabado la pila como otras amistades. aprovechamos que el mundo está celebrando amistad, y nos compramos un par de helados, nos sentamos y mientras dejamos que los silencios se conozcan, luego los interrumpimos con palabras y nos ayudamos para seguir historias de amistad. 
Te repito de nuevo la pregunta  ¿Aceptas o no aceptas?  
Continuara . _ .

Tu…. Yo

Estoy de cierto modo acostumbrado al aire de escribir, y a leer algunos Bloog, y me agrada hacerlo, pero que asombroso es llegar al correo y encontrar unas letras para uno, de alguien que pensó en ti, de alguien que gasto su tiempo al rayar su mundo, su imaginación, y hacer un dibujo de lo que realmente es la unión de dos personas que hace meses ni sabían que existían. esto es de los tantos resultados de lo que es “Amistad”, esto es lo que yo llamo, gastarse en tiempo, gastarse en lucha, gastar, sin mirar los resultados. no diré mas, simplemente que Dios en medio de su gracia y su misericordia me regalo una linda amiga, que aparte de todo, sabe pasar sus sentimientos al mundo de letras.


Tu en tu soledad, yo en la mía…. Tu con tu historia, yo con la mía… tu, en tus silencios, yo en los míos, no tan largos como los tuyos pero si tan profundos como ellos…

Me detengo un instante a pensar, que ocasión tan maravillosa la que Dios escogió para encontrarnos, me convenzo de su perfección y de que todo tiene su tiempo. Sin temor a equivocarme este era el momento justo en el que debíamos cruzarnos. Es un entretejer de historias dispersas, distintas, lejanas, pero todo por más lejos que esté tiene un punto de convergencia, tiene un punto de llegada y lo mejor es poder descubrirlo en compañía. Por eso ofrezco mi mano con la esperanza que la tomes y caminemos juntos, no prometo no equivocarme porque te fallaré lo sé, no te prometo ser la mejor amiga, porque me verás algunos días lejos y otros cerca, pero si te prometo hacer mi mejor intento cada día para serlo.

He aprendido de ti tantas cosas y algunas más, he escuchado atentamente cada una de tus palabras porque sé que cada una traen su historia, he aprehendido tus experiencias como mías, y tomado las lecciones para mí, he disfrutado de tus locuras, comprendiendo que cada quien tiene su cuota, unos más que otros, unas mejores que otras… Pero todos tenemos la nuestra…
Pocos como tú, pocas como yo… somos capaces de entender aun nuestros silencios… pocos como tú, pocas como yo, pocos amigos queriendo caminar paso a paso, sin atajos que no hagan parte del proceso, gritando las palabras con las miradas, y haciendo de nuestra amistad un bloque inconmovible e inolvidable.

((Danna DagUer CalOnge))

La Verdadera Felicidad

 

No necesito inspiración para escribir de mi familia, de mi identidad, de mis amigos, de lo que quiero, Incluso de mi País. Necesito inspiración para abarcar esos seis aspectos en un solo concepto. Por un lado esta lo que quiero llegar a ser, puede que no signifique mucho para los demás, pero para mí significa el medio para sentir que cumplí todo lo que tenía que cumplir, para sentir que ya enseñe lo que tenía que enseñar. Que quizás tenga que hacerlo en lugares diferentes y ayudarme con personas diferentes, siempre optaré por ser alguien que crezca por medio de otros, y que otros crezcan por medio de mí, siempre seré alguien que brinde cariño, alguien que enseñe de la verdadera identidad, Dios, siempre seré alguien humilde y prudente, aunque cueste.

Por otro lado está el corazón apegado que tengo y la aferración a cosas que me traen una especie de felicidad que de algún modo llega a ser pasajera, la cual a veces destruye la verdadera felicidad. Esa a la cual todo estamos en constante búsqueda y que es tan fácil encontrar. No es difícil obtenerla, ¡sí!, ¡la verdadera felicidad! Esa que está llena de muchas emociones, las cuales hacen de ella tentadora y eficaz, ¡lo cual puedo afirmar!; como me dijo un amigo el secreto está en “Solo dejarse atrapar”.

Porque no llegar a ser aquello que siempre deseamos, un buen hijo, un buen hermano, un buen padre, un buen amigo, un buen colombiano, un buen cristiano, una buena persona. Esto se llama optar de Amar amando. Aquí es donde quiero llegar porque no podemos ser transparentes, livianos y dar amor, ahí es donde se desprende todo lo que abarca la verdadera felicidad, en Amor y amor para con otros.

=>@MaryGarciaRoa