Un día como hoy

FotorCreated

No recuerdo cuál es la regla o cuáles son los parámetros para hacer un buen escrito por las normas de gramática y afines de ella. Yo siempre me considere un desobediente para ciertas reglas, de hecho alguien una vez me dijo que las reglas se hicieron para olvidarlas, pero aún cuestionó ese argumento letal que puede cortarnos el equilibrio. No soy muy audaz con las palabras, y con las letras me va igual que con las mujeres: “a veces si, otras no”.

“Los amigos no necesitan permiso para llamar, para entrar, para guardar silencio, para estar deprimidos, para levantarse, para no tener dinero con que pagar una lata de Smirnoff, para errar, para reír, para llorar sin lagrimas. Los amigos son el escaso tesoro que debes hallar una o tal vez dos veces en la vida” ¿Qué es un amigo? 

fffHoy parece ser un día tradicional en el que nos han colocado a vivir. Para mi es el recuerdo de una fecha dónde el creador le dio vida a alguien que afectaría mi mundo y me haría preguntas sin que ella tenga la necesidad de pronunciar palabra.

En medio de estos cuatro años de estar, de leer, de visitas, llamadas, mojadas de agua lluvia en plena 72, de empalague de Chocorramo con Pony Malta, de una cerveza que va y una respuesta que entra, puedo escribir que los millones de corazones que hay en este mundo caótico, y aveces tierno, tengo el privilegio de escucharle, de considerar su vida cercana a la mía, de tener tiempo para hablar de ella con mi padre y de que sea parte de Ben.

En medio de mi pérdida y mi ganancia, de mi distracción y emoción, de mi terquedad y ambición, entre Alaska y Saturno, que bien le hace al mundo un día como hoy. Gracias porque aun sigues insistiendo en vivir, en no abandonarte aunque a veces sea un buen plan para dormir un rato de la vida, pero aquí estamos y si Dios lo ha permitido es porque podemos inquietar a varios corazones para que puedan hallar la luz.

La Francesita de Alask

Estar lejos. Ser distante. Ser diferente. No preguntar. No asumir el riesgo, y tal vez, responder los porqués.

IMG-20151023-WA0015Sumiso en la melodía correspondida. Llevando pecados propios. Imaginando pasos hacia otro camino. Volviendo de nuevo a casa temporalmente.

Te vi otra vez. Aprendí tu nombre en español. Observé tus fans que deposita tu red social, y aquellos cercanos. Sospeché que no le tienes miedo al fuego, tampoco a caminar el desierto, pues tu padre es el amo y dueño de todo.

Tiempo luego, tu nombre se acercó al mío. Respondí. Abierta, tranquila y curiosa esa fue la chica que entro esa mañana hace varios meses.

Uno nunca sabe quién puede aparecer. Quien te puede hacer sospechar otro tipo de mundo, una manera positiva de apreciar lo que se tiene. Y es que Alask no ofrece muchas garantías para sobrevivir. Tampoco hay mucho espacio como para lidiar nuevos nombres y circunstancias. En medio de papeles, carpetas y recordatorios de: “Ben, para que?“. Esta esa chica tiene un nombre: “La Francesita”.

Las personas tienen la libertad de opinar, de preguntar, de irse, de no regresar, de olvidarse. En eso consiste muchas historias. La mía trata de ser coherente con lo que pienso. Trata de sacar espacio en Alask. De ser honesto con aquellos que tocan la puerta y preguntan. Pero ella tiene una manera especifica de golpear la brisa, de levantarse, de ejercer autoridad y eso la hace merecedora de un texto corto, bello y casi incomprensible en alguno de sus apartes. Gracias por guardar silencio cuando lo pido, pero gracias también por tocar heridas no sanadas aun.