¿Surfear letras?

Escribir no da dinero, y hasta ahora no da amigos con dinero, pero si buenos seguidores.

Escribir es como surfear la ola más alta del mundo mientras los demás están con sus celulares y cámaras grabando desde la orilla. La ola llegará, y mientras eso ocurre, uno anda en el mar, dibujando e imaginando la gran ola, mientras todos esperan de lejos lo bueno, genial, y divertido. Ellos esperan sacar la mejor letra que des, para compartir en sus redes, o ponerla como foto de portada en algún lado, o ponerla en su alma.

¿Surfear letras?

A veces no hay. Simplemente se agotaron, no hay más exhibición de letras. Toca esperar a que arreglen la tabla, y el cuerpo se componga. y para uno que mal o bien lleva algún tiempo en esto, es duro. Es como si el sol se le terminara su luz, si la ola se secará. Es un desastre, una tragedia de enormes proporciones.

Escribir a veces es tortura, es locura consentida, es estar en otra cama, en una silla con la persona que menos uno desea, y ama en un tiempo determinado. Es caminar tomado de la mano con esa chica que siempre te ha enloquecido, y estar a su lado hasta la noche se acerque, y ustedes terminan en su imaginación lo que venga.

Escribir es no estar, y estar. Es la depresión en una banca cerca del mar, es la soledad en una clínica un 18 de algún mes de mayo. Es viajar a mundo que no sabías que existía. Escribir es andar definiendo el amor y el perdón en el mismo grado y sentido. Escribir es también cuando no deseas escribir, o cuando tienes que hacerlo porque tu firma está en un convenio, entonces hay que darle como sea, agarrarte de cualquier inspiración, ¿y cuál inspiración cuando no la hay? entonces es un serio problema. A veces sería bueno no tener el don o la dicha o como quieran que le llamen de escribir.

En fin, esto de escribir, es regalar un poquito de pensamientos que se salieron de la jaula.

Anuncios

Casi cuatro años

“Pasan cosas, pero no hay razón para distraerse”

10991178_10205709167385182_7664649925736267229_nEres una de mis victimas. Casi cuatro años se escribe muy rápido en cualquier teclado, muy rápido al pronunciarlo, y si le pones una canción, tal vez dure un poquito más, pero la realidad de mi vida dirá que no lo es. Casi cuatro años no es tan suficiente para escribir te quiero una noche donde estamos perdidos, deprimidos y destrozados, y nos tenemos allí. Casi cuatro años no es suficiente cuando hay una serie de preguntas que aun no se han resuelto, con un vaso de café que esta por la mitad. Casi cuatro años no es suficiente para gritar de felicidad cuando conseguimos alcanzar una meta. Casi cuatro años no es suficiente para seguir queriendo como te quiero. Casi cuatro años no es suficiente para abrazarte, y para que abrazaces al pingui, que por cierto abraza fríamente, aunque por dentro sea un lago colorido de amor. Casi cuatro años podría pasar para cualquier otra persona, pero para Ben no.

Andas, conoces bien lo que es pasar de Alaska a Saturno y gastarse los pies, descansar en un bar, y escuchar algo de Coldplay. Luego gritar, estornudar, y no tener pastillas para la gripe. Seguimos el camino para que llegaras a Saturno. No te pedí que lo hicieras, pero tus piecesitos decidieron hacerlo antes de conocer mis delirios, y luego después seguiste con Ben, cuando yo era un desconocido sin fama, y sin dinero. cuando pagaba por tener alguien que me acompañara en la soledad, en el silencio, y si, así inicio esto que hoy gratamente le llamamos amistad infinita,  más que un sentimiento bonito, una relación  . . (Aquí, Satuno llora un poco) una relación que cuido mucho, porque me importas pitu traviesa, y me interesa que estés bien, siempre bien.

“Algunas Noches el Silencio Rebota Y Se Expande Arbitrariamente Dejando Huellas De Dolor”.

Recuerdo que mis cosas no salían nada bien, mí corazón parecía de todo, menos un corazón. La vida amarga, y pocas oportunidades de tener un vaso de helado para mí. Pero así, eres tú, terca, inamovible, y aunque pasamos tiempo difíciles donde lo mas lógico era irte, lo mas sencillo era eso, olvidarte, y tenerte como un recuerdo de una amistad que fue pero que ya no es; pero aquí estas, jodiendo en Saturno, apurando lugares, divirtiéndote en medio de todo.

“Te vas a joder, porque no me voy a ir de tu existencia. Vas a tener que enterrarme cuando Dios así lo decida, y vas a tener que cuidar al valiente de Haku, y la dulce de Emi, y la reina de mi esposa”

Tal vez, el mundo este en su afán de lograr que se yo, pero por favor sigue con tu vida, con lo que has sido durante estos años, no mires atrás, no desgastes tu mirada en comentarios de personas que nunca están, o que simplemente intentan distraerte, sigue, lucha y sigue fuerte.

Gracias no tiene un significado muy detallado en Saturno, pero creo que es la palabra que se acerca a lo que hoy puedo decirte en un día donde a Dios le dio el placer de crearte. Creo en ti, en lo que haces, en lo que escribes y en lo que sueñas. Sigue siendo tú, aunque te equivoques, y seguramente yo quede un poco perdido de tu vida, aun así, yo seguiré allí como el terco que va a querer joderte siempre, con Haku, o sin Haku, con tu novio o sin él. Recuerda que no te escaparás de ser mi victima. Ya una vez en Saturno, siempre Saturno. Y la fotografía de nosotros, viene pronto, porque necesitamos cambiar el afiche del cuarto que está en el lago de Sarturno.

La Francesita de Alask

Estar lejos. Ser distante. Ser diferente. No preguntar. No asumir el riesgo, y tal vez, responder los porqués.

IMG-20151023-WA0015Sumiso en la melodía correspondida. Llevando pecados propios. Imaginando pasos hacia otro camino. Volviendo de nuevo a casa temporalmente.

Te vi otra vez. Aprendí tu nombre en español. Observé tus fans que deposita tu red social, y aquellos cercanos. Sospeché que no le tienes miedo al fuego, tampoco a caminar el desierto, pues tu padre es el amo y dueño de todo.

Tiempo luego, tu nombre se acercó al mío. Respondí. Abierta, tranquila y curiosa esa fue la chica que entro esa mañana hace varios meses.

Uno nunca sabe quién puede aparecer. Quien te puede hacer sospechar otro tipo de mundo, una manera positiva de apreciar lo que se tiene. Y es que Alask no ofrece muchas garantías para sobrevivir. Tampoco hay mucho espacio como para lidiar nuevos nombres y circunstancias. En medio de papeles, carpetas y recordatorios de: “Ben, para que?“. Esta esa chica tiene un nombre: “La Francesita”.

Las personas tienen la libertad de opinar, de preguntar, de irse, de no regresar, de olvidarse. En eso consiste muchas historias. La mía trata de ser coherente con lo que pienso. Trata de sacar espacio en Alask. De ser honesto con aquellos que tocan la puerta y preguntan. Pero ella tiene una manera especifica de golpear la brisa, de levantarse, de ejercer autoridad y eso la hace merecedora de un texto corto, bello y casi incomprensible en alguno de sus apartes. Gracias por guardar silencio cuando lo pido, pero gracias también por tocar heridas no sanadas aun.

Sumiko . . . ¿Qué día es hoy?

No sé  . . No sé cómo inician las buenas historias, pero sé como continúan. Tal vez, puede ser un día más que saldrá corriendo con los minutos, y las horas, pero el cielo esta encendido por ti. Dios planifico todo por ti, y para ti, y yo estoy feliz de saber esta fecha hace unos años. Estoy feliz de verte bailar con El, de verte sonreír y llorar. Estoy feliz de tener así sea, un pedazito de papel en tu vida. Gracias por existir y por darle el valor que Dios le ha dado a tu vida. Ahora seguimos soñando y luchando. Estoy orgulloso de ser tu amigo, y que me llames amigo, por qué sé muy bien el trasfondo que hay en el.

Creo que, podríamos habernos quedado con nuestra vida

Encontrarnos a nosotros mismos  

Pero Dios . .  No lo permitió.

Ahora escucho una voz aquí a mi lado en esta playa en Saturno”.

SUMIKO1 (1)Andaba el bus demasiado lento para nuestras aspiraciones. El calor y nuestra prisa. La incomoda manera de esperar hasta llegar. En todo esto, Sumiko. Silencio, un poco de ese silencio. Verle otra vez el rostro y saber que es ella de nuevo. Su armonía dulce. Su certeza al hablar y al callar. Sus preguntas y su sonrisa. La camiseta que nos identifica. La pasión para hacer las cosas.

Caminaba el bus en su destino. Aprecie nuestro silencio, el ruido exterior. Siempre pensé que no volvería a tenerlo. Pensé que no tendría la oportunidad de sentarme a su lado, pero Dios hace de las circunstancias algo maravilloso, y ella, su voz en la obediencia. Ver el majestuoso amor en ella. Amar su vida, un regalo no merecido que de nuevo tengo en mi vida.

Uno, dos, y no siempre es el tres. He compartido estos últimos tiempos con ella, y mi verdadera historia jamas contada esta en su alma, la tiene ella. Me asuste al tropezarme con sus ojos y me arriesgue en mostrarle Alaska hasta llegar al inicio de un gran Saturno. Las montañas rocosas, las verdes y blancas piedras. La Soledad y el misterio que encierra. La playa, la orilla y la lancha. La temible cueva del delirio. Los nombres del ayer. El Rincón oscuro de la banca del frío. Los fantasmas de unas escaleritas del viento. Los desórdenes de un ayer. El juego de no vivir. La idea de despertar. La mentira a morir. Mi corazón y sus emociones. Mi vida, la que bien conoce.

Alguien entro y fue ella. Alguien con el suficiente valor para apreciar y atesorar mi historia. Alguien que me abrazo, que no se escandalizó de mi vida. Alguien que valora mi vida y no se fue. Que perdono mis errores fatales,y me ayudo a salir de ellos. Ella, que reta mis letras con Dios, mi amiga Sumi.

El bus siguió llenándose. El calor lindo. La temperatura es idónea para bajarse pero puede más la pasión que la necesidad. Nadie llena lo que otro llena. Una persona no reemplaza a otra. No me refiero a la idea de ser indispensable. Me refiero a la idea de que cada libro es único en su naturaleza, por que su historia así lo demuestra y lo demanda. Mi Sumi, gracias por todas las historias detrás de estas letras, y que el mundo desconoce. Gracias por tu palabra, por el honor en ella. Por quererme, y aceptarme en tu mundo.

No sé que pasara con nuestras vidas, lo cierto de esa noche fue apreciar nuevamente lo que el cielo me brindaba: El placer de estar a su lado y luchar. A Dios todo, El es quién nos junta, y nos ha dado la oportunidad de disfrutar de este tatuaje permanente, Sumi. Por favor, no olvides que tenemos un osito panda en Saturno, esta al lado del lago negro, aun no tiene nombre. disfrútalo, es inofensivo. Ya sabes que te quiero, pero lo vulevo a escribir: Te Quiero como esa camiseta Blue, como esa melodía de Ludovico. Te quiero, de aquí a Saturno, sin derecho a regresar.SUMIKO (1)

La primera vez de, Octubre

tumblr_lvbqr5BrFy1qcr6iqo1_540No somos nada y no sé que estamos esperando para serlo. Yo creo que por lo menos deberíamos ser unos amigos que por las noches dibujan haciendo planes para un futuro eminentemente bello agarrados de la mano. Podríamos ir planeando esos viajes aventureros donde tú te cansas de caminar y yo termino llevando tu maleta, por poner un ejemplo, amor. Podríamos ir al monte Elías, o subirnos en el teleférico de Santorini.

Pero no es así, no somos nada. Somos dos chicos que no se conocen, que andan con un corazón, y con muchos cometas por volar. Andamos alejados en un mundo desencantado, que necesita una violenta carga de amor. Pero te he visto en esta rareza de mundo caído, en estos pálidas circustancias donde el paisaje aun brilla por el cielo. Mis pupilas se dieron cuenta que estabas tú, andando tan descuidada y bella; enfocada en tus cosas, en tu vida. Han sido varios momentos donde ha sido así. Y ¿Que título le puedo poner a la acción de estar distraída para mí y sujeta a lo que estás haciendo?

La lejanía tiene el encanto de saber que no sospechas que te miro y te observó, que me gusta hacerlo, ver pequeños detalles que a muchos se les escapa de la vista. Y que hay de tu voz? Tranquila, y angelical como un cielo infinito, o un mar dormido donde los delfines salen aventurar.

Te veo, te miro, y me marcho. Entonces, solo me queda seguir viéndote tan distraída como la primera vez de abril cuando mis ojos se dieron cuenta que existías. Ahora queda esperar un presente que tal vez quede allí, en escrito, donde tu rostro quede olvidado en mi andar por la vida, o tal vez sea con vos con quien me siente una noche hablar de lo divertido que es vivir y tener el privilegio de estar sentado contigo comiendo helado. Pero así es la vida, a veces no te da el chance de hacer algunas cosas, por lo menos de mi parte, logre escribir esto despues de. Espero verte pronto, Dulce.

No buscaba la respuesta

Nunca ha sido fácil escribirle a alguien que escribe. De hecho, escribir de alguien ya es un crucigrama japonés. Trato de ser objetivo, claro, tranquilo, y sincero, sobre todo eso, aun así no deja de ser una gran responsabilidad.

Escribir es más interesante que las palabras, porque los humanos tendemos a decir muchas cosas a causa del calor de las emociones, y el tiempo termina pisoteando frente a nuestros ojos las vagas palabras. Escribir queda allí, sobre un papel escondido en una gaveta, en una página de red, pero sobre todo queda en el alma, esa que no se oculta, ni se desconoce.

“Porque al final de todo, uno se recupera de uno mismo”

Hace un tiempo me encontró en mi lugar, desde aquel momento hemos tenido la oportunidad de conocernos, y conocernos bien. Es que en si, esa ha sido tu misión y la mía: pasar tiempo hasta destruir al mundo y sus fuegos con rifles, colorear avalanchas y hacerlas tobogán, caminar y terminar corriendo detrás del autobús de Jesús.  Es la canción que está en nuestra mente y le ponemos letra, es un sentimiento que no pasa por el dinero, es la dicha de saber que hay alguien a quien le importas, incluso cuando uno mismo ha sido derrotado. El vacio, la nada, el silencio son rincones que has descubierto, y eso no se consigue con el whatsapp.

Tenerte amiga, es una locura del tamaño de un océano, de la transparencia del agua de la isla titipan, de lo refrescante que llega ser cuando estamos luchando en el desierto. Pero tener una amiga, y que a su vez escriba, y que está metida de lleno con la locura de Somos Alma, no tiene precio. Eso se llama amor, se llama amistad. Que bueno tenerte en Saturno y en Alaska, saber que hoy es otro momento más que papito Dios nos permite fotografiar con sonrisa incorporada, a pesar que la vida no sea sencilla como un juego de parqués. No buscaba la respuesta, pero Dios también se emociona con nuestra vida, y manda amigo para la vida.

Mis Letras

Vivo en el planeta tierra, y aún estoy aquí.

Reglas, leyes, normas, todo eso se resume en obediencia. Aún así, cada uno vive según ellas o fuera de ellas. Hay quienes hacen caso omiso, las pasan por alto, o las olvida para quitarle poder a la fuerza que nos oprime y nos quita ventaja. Políticos, curas, pastores, profesores, filósofos, físicos, músicos, artistas, vagos,médicos, desempleados, escritores, los demás, alguien; pero cada uno de ellos tiene un mundo donde sustentan, y creen haber encontrado algo de verdad, que los anima a continuar dentro. En algunos va la felicidad, la comodidad, la compañía, el amor, en otros, la soledad, la miseria, el abandono.

Cada mundo nos dicen que debemos creer y hasta donde. Como debemos hablar, como vestirnos.Que podemos saber y que debemos saber. Algunos rompen con ello, algunos se marchan de ellos, de este mundo en busca del propio. Su corazón les pide algo más que ese montón de reglas.

10303171_243408492517983_5236022173048685932_nAlgo quema dentro, y no se puede controlar.No nos enseñaron a llegar a los límites y no traspasarlo. No nos dijeron que lo que sintiéramos debíamos ahogarlo con agua fría. Despertamos en busca de lo que deseamos, y así tendremos que terminar.

Terror a la casa, a diarios fúnebres, a tuberías rotas, al furioso mar y su tormenta. Tenemos heridas que han gastado tiempo para ser curadas. Tenemos una ausencia que cuesta luchar. Hay unas ganas de venganza que hacen de algún modo y a una medida en cada uno, un ruido interminable de llegar a la cima y demostrar que podemos. Que el  miedo no nos paralizo,que la  sensación de rechazo no nos aplasto.

Allí está el límite frente a nosotros. Llegamos a el. Arde el alma, se quema el corazón que está en el último tejado. Buscamos una melodía que satisfaga nuestra circunstancia y si no la encontramos empujamos, buscamos no importando que nuestros ojos sean partidos como vidrios, que nuestros odios escuchen la peor canción. Necesitamos conquistar nuestro mundo interior, necesitamos ser quien lo dirija y eso tiene un alto precio, aun si pasamos por encima de las reglas.

Escribir ha sido mi religión. De una muerte a una vida. Es y ha sido el mejor camino para entender y conocer a mi único amigo. Es mi tendencia, mi escondite, mi música, mis pensamientos, mi melancolía, mi Saturno, mi playa, mi llanto, mi sonrisa hacia adentro. Es y ha sido el mejor de los regalos que me dio mi amigo a mis 16 años. En medio de esa aventura, he sido alguien irresponsable al escribir, por así decirlo. Soy alguien que escribe más por el arte de sentir, que por el hecho de ser obediente ante la gramática, la orientación y la estructura que se requiere ante las letras. Entonces diría, que a veces soy algo rebelde para las normas técnicas de los escritores. Uno todo, me divorcio a la siguiente coma, y no escribo más. Me obsesiono con una idea, y no hay freno posible. Inicio lo que no tiene fin. En medio de todo ello, que puede que no sea tan cierto, la inspiración es una camiseta que uno se pone y se quita, luciendo siempre una mirada algo seria y quizás medio enfadada, pero siempre hay de donde sacar más. Algo confuso, pero real, concreto e imaginario.

Ideas solas y huérfanas, estupideces sin palabras, duermo, me levanto y encuentro lo absurdo como un ángel de la guarda. Hasta entenderlo, comprenderlo, masticarlo y no vomitarlo, si eso ocurre entonces le llamo sueño, pero con el objeto de tener claro que cuando todo termine, seguiría la vida sin acostumbrarme a soñar de nuevo lo mismo. Aun sigo intentando escribir, de la desgracia, por mi vanidad, por no acabar mi existencia. Por una felicidad ridícula, por una alegría momentánea, por desamor de una madre de Haku desaparecida de mi propia galaxia. Pero allí estoy, sigo intentando encontrar las mejores letras para que mi mundo sea algo, tristemente mejor.

Lo que soñé esta, pero no tengo una idea de cómo lidiar con eso. Después del ruido, de sus comentarios, sus likes, y retwittes esta la soledad, el silencio de todos: “El mío”.

Tengo un par de chicas que me adoran. Un par de pies que caminan y no bailan. Mi fe es tanta que sigo escribiendo como para mi segundo libro cuando el primero esta vendado, Al final el texto acaba y yo quedo aquí.

Nosotros y ellos: “Alma y corazón”.

A quien correspondaEl  círculo se repite una y otra vez. La luna se va a dormir mientras jugamos a la vida. El sol aparece, brilla y no nos pregunta nada. Que fácil resulta perder en lo que uno ha creído que ha tenido. Solo se necesita un instante, un accidente, una tragedia, un momento para perder. Vamos mar abajo, sin frenos porque se nos olvido tener seguro. A veces es bueno tocar fondo y profundidad, quizás eso es lo que necesitamos. Moribundo, lisiado, hambriento, solo, desecho, despechado, desconocido. Apretamos los dientes, sacudimos la arena, movemos las rodillas para poder levantarnos, y con ese impulso sentimos algo de fuerza, aun sintiendo los golpes del alma . ..  Aun podemos levantarnos.

Es curioso, las heridas a medida que envejecemos menos orgullosos nos sentimos de ellas, la olvidamos. Pero son las cicatrices las que de algún modo extraño nos dan vía en el futuro. ¿Soñar? soñar de manera correcta, no de la forma de pensar, no en deseo. Soñar es lo que yo llamo libertad. escribir sin pensar si esta bien escrito, si lo entendieron, si lleva sentido para ustedes, eso es felicidad. Los sueños van de la mano con la libertad, y el resultado de ello es la felicidad. Creo que el arte de ser feliz o creer que somos felices no está en disfrutar, más bien creo que esta en el hecho de saber que caminamos en la vía correcta con nuestras decisiones, aunque eso duela, y nos deje donde no pensabamos.  El amor nos protege y nos salva. Lo que no tiene amor se extingue estúpidamente. Y entonces es así como se aprende en la vida, con golpecitos. ¿luchar o huir? a veces ni sabemos en cual de las dos estamos. las piernas en cualquier momento fallan, nuestro rostro derrama lagrimas, y estamos en el suelo.  ¿esto nos esta pasando? #Pregunto no había oxigeno en ese momento. los sentimientos vuelven cuando quieren. Que cosas,  lo que consideramos importante en nuestra vida , esta siempre demasiado cerca de nuestros sentimientos, como especie de una marca registrada en el corazón que las personas desean obtener, y no se ¿para que? o ¿porque?

El Niño de Ojos Tristes

El tiempo pide perdón, aunque luego llegue a morir.

Mañana ha de terminar mi año. No sé si lo recuerdan, Él me trajo aquí hace 29 años.  Cada amanecer, cada ola, cada momento después, cada palabra, cada gesto, cada articulación ha sido por Él. Los cumpleaños que van, los regalos escasos que sacuden mi memoria. El saludo por las mañanas con el café caliente junto con el desayuno que me prepara Papá, es impulso y es sonrisa. Es abrazó silencioso, son  palabras, consejos de un padre que no me olvida.

Continuo escribiendo, aunque las ganas no van conmigo, tal vez dejare de hacerlo en un futuro lejano. En medio de las letras, tachones, y borradores, tropiezo con lo que significa la palabra: “Grandioso “y solo podría escribir que es y que fue la decisión de un amor, un verdadero amor la que me mantuvo en su cuerpo, que se incomodo para yo aparecer aquí en esta historia, y así, y allí cuidar de mí, es lo que ha hacho mi madre. Cansado, aburrido, lleno de ganas, de colores han estado mis padres para mí, eso escribe lo que mis letras no han podido.

ElNiñodeOjosTristes

Cae, y es una sabana que divide del niño al chico, los ojos tristes de los ojos, es lo que ve y quiere ver la gente a lo que ella ve y me dice. Crecimos, lloramos, pedimos más jugo, cantamos. Pero ella hizo algo diferente, volvió la vida arte, arte que no es muy simple cuando se requiere de Fe, de creer, y confiar en una espera, esa ha sido la lección que ella me enseña con su vida, es la firma de Él. Es mi tita, mi Becky, mi hermana, mi amiga, mi confidente. Es la otra historia no escrita.

Paso, y duermo. Recuerdo que jugamos, que reíamos, que nos vestíamos con la misma camiseta para jugar fútbol. Camino a casa a descansar y ser fuerte, es una vida con Manger, es mi chico audaz, el niño mono que golpeaba cuando jugamos fútbol. Mi hermanito que lleno su vida de retos, de preguntas graves para ver el centro de la vida. Es a quien le comparto mi admiración. Sus letras son su vida y algo más que eso, son cosas que no se tienen que decir como aquellos silencios, los duros sufrimientos de ver partir a quién amas son preguntas en el aire.

 Dice . ..¿Vida . ..? Mi vida fue transcurriendo con el niño del milagro. El cholo tímido de papá. El observador que guardaba miradas. El chico que dejó la cancha del fútbol, que se apartó del sueño de la música,  para ser el escritor, o el poeta que trabaja en una radio. Aquel pibe loco que adjudicó la amistad en los pingüinos, para que entendieran que es lo que siento cuando los observo en silencio. Que su casa la volvió iglú, y su mundo llamado Tierra, le inventó otro, lejos de ella llamado: “Saturno”, el cual nadie conoce en total dimensión,  excepto Sumiko pero ella está de viaje.

Si volvería a nacer, seguro volvería a suceder lo mismo. El milagro a los 3 años. La caída en bicicleta.  Elegir guayos rojos para jugar fútbol en la Escuela Toto Rubio. Seguir a Boca Juniors, Inter de Milán. Ver al mejor jugador del mundo: “Zlatan Ibrahimovic”. Molestar a papá para que me comprara el Trombón. Escribirle carticas cada 26 a niña linda por 14 meses, Seguro todo sería igual que hoy. La felicidad es ese estado presente, es el mismo hecho de aceptar la vida y lo que eso define, y si eso sucede, la vida cambia. Aceptar los “No”, las caídas, el lamento, la abundancia, la soledad, el abandono, y sentarse solitario en silencio es tener valor y sentir la felicidad respirando.

Un pinguino que pronto olvidaran, le pregunto al niño de ojos tristes si la libertad es así. Pues las calles siguen rotas, la sociedad sin color, la juventud sin voz, los cementerios sin música.La banca del frío que tanto ame, que tanto quise por aquello de sentirme deprimido, y que no me dejaba soñar, sigue estando en el mismo lugar pero con otras personas y otras historias. La vida continua, sigue siendo la misma tempera  para dibujar. Las flores no se han olvidado de mi princesa, ni mis letras de ella. Yo la sigo viendo a diario, aunque ella no.

pinNo es valiente engañarse con el silencio por las noches solas. Hay que defenderse del hambre, de la rustica rutina de los fines de semana, del creer que todos podemos ser amigos y que no pasa nada. Pasar horas sentado en el computador del trabajo es saber que afuera me esperan. Pero ahora me pasan unos días sin escuchar bien tu voz, así vivo pasando por aquel bar cada tarde, mientras ella espera una oportunidad.

Puntos seguidos . ..Nadie termina su historia hasta que muera. Nadie puede decir adiós porque no sabe si mañana le tocara vivir con esa persona. Nadie está seguro de lo que tiene. El niño de ojos tristes llora solitario en sus noches, hasta que siente aquella brisa. Se levanta de patio para saber de dónde viene aquella brisa, porque no es temporada de brisa, es tiempo de sequía, de calor. Camina y la brisa le sigue pegando, sus lágrimas allí, esperando en sus ojos hasta que llega, y escucha más fuerte el sonido, y mira arriba, cae de rodillas sin mover su mirada a aquella bandera desde lo alto de la luna que sostiene un ángel que sonríe. La bandera tiene escrito: “Para mi cholo, para mi hijo, para mi escritor, para el niño de ojos lindos, está luna, este sol, esta vida que vives, yo la planeé hace 29 años porque te amo”.

El dulce piano sonó, mientras mi corazón libre se acostaba. No dije nada, pero mis ojos sí, ya no eran tristes.

Hay pocas verdades

Pero, ¿qué sería entonces de los malos momentos? ¿De las malas rachas, discusiones, distanciamientos? Decididamente, no podemos pensar en una amistad sin esas cosas, porque precisamente, son esas, las que nos mantienen unidos.

Hay pocas verdades

Ocurre lo inesperado en un día normal.
No entiendo, no es entendible en estas épocas. ¿La razón? Solo una, por eso ahora, sin escucharme, sin ver mi rostro, sin sentir cerca como van mis latidos; te escribo, y sabes bien que no escribo a todos de esta forma. Una noche anote otro punto más en mi cuaderno de vida para decir lo que en realidad me ocurre contigo y es el valor de tu amistad. No se necesita del: “Cuando . .. Yo me caí, cuando me tropecé, cuando y más cuando. No necesito del cuando para valorarte mas. No quería dejar que se acabara está fatídica noche sin terminar de escribir y pasar por aquí a decirte que en realidad valoro mucho tu amistad, la valoro mucho más que hace un año. Tengo algunas cosas que no me importan, gente que dejaron de importarme, pero también tengo unas pocas que me importan mucho, como vos con tus zapatitos que me dan risa y esa carita de traviesa que sonríe. Seguramente el mundo y sus palabras han decidido rayar letras de “cuenta conmigo, te quiero” algunos solo están hechos para ganar una sonrisa, un momento, y luego llorar porque solo fue eso, una bonita emoción. Hay pocas verdades, recuerdas? Bueno, Pitufinha. .. Eres tú, una de ellas.

Te espere, y eso es suficiente para todo lo demás. No tengo idea de como hiciste para poder entrar a un lugar con poco espacio, demasiado aprieto y muchas reglas. Tampoco sé como hiciste para convencerme sin darme cuenta que podía luchar, que podías quedarte. La gente suele preguntar, interrogar porque unos si y otros no. Si bien el cartel que esta a las afueras dice: “no hay espacio, ni memoria suficiente para alguien más”. Llovía cuando llegó, y yo la esperaba. ¿Como no esperar a alguien que viene de lejos por uno? Caminamos, hasta allí. Había arcoíris y eso era bueno. Pasa tanto y ese tanto no es igual cuando te lo cuentan, o cuando lo cuentas después que ha pasado todo. Pero resulta curioso lo que ocurre detrás de las cortinas, debajo de las noches, con un miedo convertido en enojo, entonces ocurre que quieres decir algo y no sabes cómo expresarlo, pero allí está ella, que sabe traducir esos dilemas.