Day Six

#DayOne

Si, inesperadamente así fue.

Sostenía un vaso de café cargado con tres sobres de azúcar. Escuchaba música en aquel lugar donde suelo ir a leer, a estar conmigo o a esperar a alguien. y en uno de esos momento ella aparecía.

Habia pasado largo tiempo desde la ultima vez que coincidimos. Que agradable es estar con alguien y seguir siendo el mismo, a pesar del tiempo. Que bueno es sentirse bien con la otra persona, a pesar de los cambios que han ocurrido en la vida de esos dos.

La charla era interesante, sobre todo porque no es fácil tener una buena conversación en estos tiempo de crisis, cuando las personas suelen tener relaciones trágicas, hipócritas, y mal planteadas.

Recordé, y me di un sin sabor. Pense y suspire levemente mientras ella me hacia caer cuenta ciertas cosas de la vida. ¿En qué carajos estaba yo pensando cuando deje ir a esa chica? Creo que hay algunos factores: malos consejos, emociones precipitadas, miedo de volar con ella, o de no dar la talla, podría ser cualquiera.

Pero ya la noche ha llegado, el presente es otro.

Aprender a tomar decisiones, por que sin duda alguna en eso se nos va la vida.

Day Five

Abrí la llave, y deje que el agua hiciera su efecto. En medio de eso recordé fechas. Recordé el 24, y me acorde que antes tenía motivos para . .

Han pasado como diez años cuando inició el proceso de conocer. Éramos felices, habían ganas de comerse el mundo. Aprendimos con poco, pero crecimos y eso hizo que voláramos. Hace ya dos años se fue la antepenúltima de un grupo en el que había estado que le llame: “la monada”. Era una familia. Hoy solo queda una con la que regularmente veo y escuchó. Con la que no estoy tan distante y que de cierto modo he seguido allí. Andamos en eso de realizar la vida. No es fácil sostener una amistad en tanto tiempo. Perdonarse, comenzar, alejarse a ratos, regresar y buscarse, interpretar el otro lado del mundo. No es tarea sencilla. Poco a poco nos iremos envejeciendo, y ¿qué quedará? 

Quedarán los momentos. Las búsquedas. La dicha de aceptar los momentos esenciales. Apreciar la ruina del otro y abrazarlo. Queda la verdad. La fotografía enmarcada en la memoria. La vida es corta, y hay que vivirla bien, y para eso hay que estar bien rodeados, ya sea de silencio y soledad, o de pequeños momentos de alegría y realidad. La amistad es  . . creo que puede lastimar igual o más que un amor.

Sé que el recibo del agua me va a llegar cara el otro mes.

Me seque y me acerqué a escribir lo que había pensado recordado.

Day Four

Desperté, era otro bonito día. Caminé un poco y luego vi algunos rostros. Llamé y no me contesto, así que estando cerca de lugar, la vi con otro par de conocidos que se volvieron desconocidos. Me acerque, salude y de allí salimos en busca de un café.

Sin lugar a dudas con el tiempo hemos hecho de esta relación, una amistad y lo que eso significa en estos tiempos. Ser lo que realmente somos. Un par de humanos con fracturas que luchan por estar en pie.

Nos sentamos y comenzamos a hablar de la vida, de las situaciones que nos suceden, de lo que significa estar en ella. Me encanta la manera en que hemos abierto el corazón a ciertas áreas de nuestra vida. A cierta edad, a cierto tiempo muchas veces nos ponemos con cierto tipo de seguridad por la forma en que otros han vulnerado nuestra vida, como otros han estropeado nuestros sentimientos. Por eso ha valido la pena conocerle, ser como realmente soy con ella me ha vuelto a pensar en la amistad como debe ser. Hubo una parte de la charla que en ella se desprendió, hablo de su humanidad, mostró su debilidad. Me gusta cuando las personas son reales. Ella es real.

El punto es que con todo eso encima, la vida nos quebranta, nos lleva a padecimiento para mostrarnos algo, para que escuchemos algo, para que tomemos decisiones sobre personas, lugares, para terminar contratos, para avanzar.

La vida no existe para esquivar las tormentas, ni está diseñada para librarte de ellas. La vida está hecha para saber cómo soportar las tormentas. Que tu vida este firme en medio de ellas. En momentos así sale a flote muchas cosas, salen de las profundidades cosas que no sospechábamos que están dentro de nosotros.

El café se había terminado, y la esperanza continua.

Day three.

Llegue a casa luego de un día algo largo. En medio de mi recorrido vi a Tita sobre la cama. Así que entre sin encender la luz y me recosté sobre su cama. Ella estaba despierta. Un poco con malestar. Pase mi mano sobre su frente y estaba algo caliente. Allí me quede un rato y me pregunto si deseaba algo. En realidad no deseaba nada, sólo estar a su lado unos instantes. No soy el cariñoso, pero a veces tengo ciertos episodios. No sé mucho del amor, no suelo ser muy amable con demostraciones love. Pero hay algunas personas que son sencillas de querer. Tita es una de ellas. 

#NuevoPost #ShortStories

Day Two

Esa fue su pregunta: ¿La amas?

Y mi respuesta nada certera fue: “no lo sé, en realidad no lo sé”.

Tome mi celular y lo cerré. Me fui al cuarto, y me quedé sentado un rato. Yo no espero ese tipo de preguntas tan violentas. Pero en realidad me ubico y me perdí por completo. La he querido desde que recuerdo. Mujeres como ella, son pocas. Son difíciles de amar, de sujetar y de lograr estar. Mujeres con una profunda aroma de libertad, con sueños tan reales que no creen en versos tan cotidianos. 

Quizás el miedo me arrastro desde aquella noche cuando deje ir a mi corazón solo, y se enfrentó con ella mientras mi razón miraba a lo lejos. Luego de allí, no he logrado ser el mismo chico. Supongo que ella tiene algo mío, que jamás he ido a buscar.

Dentro de mi hay una estúpida esperanza, y un deseo que sea lo que sea, quede así. 

#DayTwo #NuevoPost #ShortStories

One Day

Hoy no la vi, tampoco la escuché. Solo me detuve un momento para sentirla. No sé qué tan lejos pueda estar, o que tan cerca, pero brinde en su honor un helado. No sé si le gustan los helados, a mi en particular me encantan. Espero verte muy pronto, madre de Haku.

#OneDay #Días