Asesinaron Mi Sueño

Era pequeño y ya tenía mi enorme sueño.

Hasta que un día de esos que no tienen nombre, ni apellido llega. Ese día, supe cómo se llamaba. Ese día mataron mi sueño cuando ya entendía un poco más.

No lo dejaron respirar. No preguntaron si podía respirar, si podía nadar contra la corriente. Solamente lo mataron, y se fueron, del mismo modo en que se va la ilusión.

La vida continuó. No hizo pausa, no hizo nada por el asesinato de mi sueño.  No hicieron duelo, de hecho nadie supo que estaba desecho. Nunca preguntaron cómo me sentía. Aprendí a sobrevivir con lo que tenía, que no era mucho. No sabía que hacer, no sabía a quién ir, ni a quién dirigirme. Me tenía a mí, y a mi inmenso dolor.

Asesinaron a mi sueñoConfundido, sin risa. Misterioso, y agónico. Silencioso, seguí respirando. Conocí la soledad de la manera menos indicada. Eso fue duro. Me llevó mucho tiempo en asimilarla,  en lograr respetarla y darle un estatus en mi irónica vida. Me volví cobarde, y callado. Desconfié de ustedes. Casi ni salía, ni hablaba, total no había que contar, ni a quién contarle.

¿Acaso se podía confiar en alguien?

Era trágico ver a las personas como si nada, cuando en verdad nadie respondía por el asesinato de mi sueño. ¿Nadie vio nada del crimen? Acaso, ¿no hubo testigos?

Haces de la realidad, de las respuestas, de las preguntas, del abandono, de la intermitencia: una casa. Mi casa era gris con negro. Los valientes que llegaban,  no sé dónde están hoy.

No quería esto.

No sé,  cómo es que llegue hasta acá. Pero, no era la intención. Esto se complica más. No es una buena historia, ni es un buen post, tampoco es Hollywood, es la vida real. Tampoco será tendencia en Twitter, ni lo compartirán en Facebook. Quedara, cómo la arena del mar, millones entré tantas, que se perderá.

¿Ya sabes de quién escribo?

¿Piensas que es mi historia?

Asesinaron Mi SueñoMe dijeron que podía creer en los milagros,  pero eso se lleva el tiempo y fe. No creo que tenga vuelto para ese billete. Para estos casos, uno ya no llora. Solo espera que el viento y la lluvia lo termine todo.

¿Querían leer algo que saliera de mí? O, tal vez querían una por mí,  pero romántica?

Silencios. Llevamos dentro historias negras y bien tristes. Pero, ¿quién habla de eso en público? ¿A quién le gusta escribir, de eso? Eso no da aplausos, ni dinero para pagar las deudas, pero en este instante a mi me da libertad. Libertad de escribir y ser honesto conmigo mismo. He roto mis talones en la lucha. Cuando ya todo ha sido oscuro, en ese instante, todo puede empeorar. En ello, en eso, ha sido un largo tiempo, donde comprendí. Me olvide del sol, y por supuesto que de ustedes.

Espere, y me encontré.

Voy con otra historia. Hasta otra oportunidad, ojalá la tenga. Un saludo a esa gente asesina que mata sin saber que son ellos, por fin los perdone.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s