El Niño de Ojos Tristes

El tiempo pide perdón, aunque luego llegue a morir.

Mañana ha de terminar mi año. No sé si lo recuerdan, Él me trajo aquí hace 29 años.  Cada amanecer, cada ola, cada momento después, cada palabra, cada gesto, cada articulación ha sido por Él. Los cumpleaños que van, los regalos escasos que sacuden mi memoria. El saludo por las mañanas con el café caliente junto con el desayuno que me prepara Papá, es impulso y es sonrisa. Es abrazó silencioso, son  palabras, consejos de un padre que no me olvida.

Continuo escribiendo, aunque las ganas no van conmigo, tal vez dejare de hacerlo en un futuro lejano. En medio de las letras, tachones, y borradores, tropiezo con lo que significa la palabra: “Grandioso “y solo podría escribir que es y que fue la decisión de un amor, un verdadero amor la que me mantuvo en su cuerpo, que se incomodo para yo aparecer aquí en esta historia, y así, y allí cuidar de mí, es lo que ha hacho mi madre. Cansado, aburrido, lleno de ganas, de colores han estado mis padres para mí, eso escribe lo que mis letras no han podido.

ElNiñodeOjosTristes

Cae, y es una sabana que divide del niño al chico, los ojos tristes de los ojos, es lo que ve y quiere ver la gente a lo que ella ve y me dice. Crecimos, lloramos, pedimos más jugo, cantamos. Pero ella hizo algo diferente, volvió la vida arte, arte que no es muy simple cuando se requiere de Fe, de creer, y confiar en una espera, esa ha sido la lección que ella me enseña con su vida, es la firma de Él. Es mi tita, mi Becky, mi hermana, mi amiga, mi confidente. Es la otra historia no escrita.

Paso, y duermo. Recuerdo que jugamos, que reíamos, que nos vestíamos con la misma camiseta para jugar fútbol. Camino a casa a descansar y ser fuerte, es una vida con Manger, es mi chico audaz, el niño mono que golpeaba cuando jugamos fútbol. Mi hermanito que lleno su vida de retos, de preguntas graves para ver el centro de la vida. Es a quien le comparto mi admiración. Sus letras son su vida y algo más que eso, son cosas que no se tienen que decir como aquellos silencios, los duros sufrimientos de ver partir a quién amas son preguntas en el aire.

 Dice . ..¿Vida . ..? Mi vida fue transcurriendo con el niño del milagro. El cholo tímido de papá. El observador que guardaba miradas. El chico que dejó la cancha del fútbol, que se apartó del sueño de la música,  para ser el escritor, o el poeta que trabaja en una radio. Aquel pibe loco que adjudicó la amistad en los pingüinos, para que entendieran que es lo que siento cuando los observo en silencio. Que su casa la volvió iglú, y su mundo llamado Tierra, le inventó otro, lejos de ella llamado: “Saturno”, el cual nadie conoce en total dimensión,  excepto Sumiko pero ella está de viaje.

Si volvería a nacer, seguro volvería a suceder lo mismo. El milagro a los 3 años. La caída en bicicleta.  Elegir guayos rojos para jugar fútbol en la Escuela Toto Rubio. Seguir a Boca Juniors, Inter de Milán. Ver al mejor jugador del mundo: “Zlatan Ibrahimovic”. Molestar a papá para que me comprara el Trombón. Escribirle carticas cada 26 a niña linda por 14 meses, Seguro todo sería igual que hoy. La felicidad es ese estado presente, es el mismo hecho de aceptar la vida y lo que eso define, y si eso sucede, la vida cambia. Aceptar los “No”, las caídas, el lamento, la abundancia, la soledad, el abandono, y sentarse solitario en silencio es tener valor y sentir la felicidad respirando.

Un pinguino que pronto olvidaran, le pregunto al niño de ojos tristes si la libertad es así. Pues las calles siguen rotas, la sociedad sin color, la juventud sin voz, los cementerios sin música.La banca del frío que tanto ame, que tanto quise por aquello de sentirme deprimido, y que no me dejaba soñar, sigue estando en el mismo lugar pero con otras personas y otras historias. La vida continua, sigue siendo la misma tempera  para dibujar. Las flores no se han olvidado de mi princesa, ni mis letras de ella. Yo la sigo viendo a diario, aunque ella no.

pinNo es valiente engañarse con el silencio por las noches solas. Hay que defenderse del hambre, de la rustica rutina de los fines de semana, del creer que todos podemos ser amigos y que no pasa nada. Pasar horas sentado en el computador del trabajo es saber que afuera me esperan. Pero ahora me pasan unos días sin escuchar bien tu voz, así vivo pasando por aquel bar cada tarde, mientras ella espera una oportunidad.

Puntos seguidos . ..Nadie termina su historia hasta que muera. Nadie puede decir adiós porque no sabe si mañana le tocara vivir con esa persona. Nadie está seguro de lo que tiene. El niño de ojos tristes llora solitario en sus noches, hasta que siente aquella brisa. Se levanta de patio para saber de dónde viene aquella brisa, porque no es temporada de brisa, es tiempo de sequía, de calor. Camina y la brisa le sigue pegando, sus lágrimas allí, esperando en sus ojos hasta que llega, y escucha más fuerte el sonido, y mira arriba, cae de rodillas sin mover su mirada a aquella bandera desde lo alto de la luna que sostiene un ángel que sonríe. La bandera tiene escrito: “Para mi cholo, para mi hijo, para mi escritor, para el niño de ojos lindos, está luna, este sol, esta vida que vives, yo la planeé hace 29 años porque te amo”.

El dulce piano sonó, mientras mi corazón libre se acostaba. No dije nada, pero mis ojos sí, ya no eran tristes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s