Perdido y encontrado

Perdido y encontradoHace dos semanas ella apareció por segunda vez. No puedo escribir muy bien lo que sentía mi corazón en ese momento de gran inestabilidad. Es algo parecido a cuando estás en una barca que no ve montañas a su alrededor, sólo agua, y más agua, y más y mucha más agua. En realidad, antes había pasado por algo parecido, pero no tanto, no tan largo en cuestiones de tiempo, no en esa dimensión que desconocía mis ojos, entonces fue cuando ella apareció sin la necesidad de conseguir algo a cambio, sin llevarse nada de mí, excepto mi silencio, y mi sonrisa escondida. Fue como un lucero en el cielo, como la mirada de un ángel que te observa felizmente, fue así, ese medio día con ella.

Mis labios no dijeron un: “Gracias” ni al principio, ni al final. No di un abrazo pinguino a quién merecía uno. Yo no hice ningún gesto de sonrisa, ni algo parecido para ella, sólo acepte el regaló en un medio día que no era mi cumpleaños, recibí el beso de una Pingüina bella sin merecerlo, como un egipcio en medio del desierto, algo no merecido, pero que acepte.

Luego de dos semanas supe que ella necesitaba lo mismo que yo, ese medio día, y que yo no sabía. Después de saberlo, y escucharlo tengo por confesar que hay personas que te quieren y que uno mismo desconoce, que hay una  pinguina que aparece en medio del mar, en medio de mucha agua para llevarte a un puerto seguro.

OliverJeffers_LostAndFound3

Entonces . .yo esperaba otro tipo de respuesta ante tanta agua, ante la magnitud de lo que pasaba. Dios no jugaba al ajedrez, mientras yo le hablaba. El no actualizaba Twiiter mientras yo navegaba en el mar, El me escuchaba, me observaba.  Muchos creen que Dios no nos escucha, muchos creen que No existe, que se equivocó con nosotros, y es tan injusto pensar así  es tan injusto creer que no nos ve, que no nos escucha, que no se preocupa por nosotros. al final de nuestras historias reconocemos que siempre nos respondió  que siempre estuvo allí  y que su respuesta, como en esta historia llego vestida de una pinguina bella, y no de la manera en que quizás yo quería  Esta historia me hace recordar la historia de Oliver Jeffers de “Perdido y encontrado”, porque me recuerda a un pinguino desorientado que en el transito de la soledad halla una mágica amistad.

Angosta tarde en el universo

No ha llegado el secuestrado

No se ha ido la soledad

Son los días, son de lamentó

Muero de hambre, y muero ya.

Me cansé, pero no se canso

Me fui, pero no huyó

Me espero hasta terminar la luna su día.

Mi alma sonríe detrás de este escritorio mientras llora Saturno

Y hay un algo muerto que devora mi pecho.

El tiempo no es raro, sólo es claro

Hoy voy rumbo con el sol de líos

Llegó, y camino con una Pingüina bella a mi izquierda

Sin preguntarme nada, hace que mi corazón este tranquilo con la tormenta

Me hace recordar a un Dios tierno.

Anuncios

2 pensamientos en “Perdido y encontrado

  1. Mi pinguino amigo, esta hermosooo tu escrito y es el mejor regalo, ke ternura… Estas fueron las gracias mas agradecidas ke he podido recibir.
    En muchas ocasiones no necesitamos mas ke una buena compañía en medio del silencio, ya que aun este se puede interpretar cuando DIOS esta en medio. Te kiero y recuerda siempre ke puedes contar conmigo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s