Lejos del sol y la luna

Cuarenta y tres días, demasiado tiempo para alguien como yo. Pasan momentos, pasan miedos que golpean la pared, pasan temperaturas bajo seis grados bajo cero sin abrigo, ni alimento pero sigo mi camino, mi andar hasta encontrar aquella vida, a pesar de estar lejos del sol y la luna.

BeFunky_Instant_1.jpg

Mañana y mañana, intentando estar allí, y sólo aprendí a mirar de nuevo ese segundo que sólo muerde mi rabia y frustración. Aclaré el momento de no estar huyendo, ni estar comiendo chantajes por la Fe, porque esa fue la misma razón de la última vez en que escapé. El peso del tiempo, el libro que leo pero la rutina me lo empolva por los rincones. Es Domingo tras domingo, pero se fue una mañana, desapareció el amor y todo lo demás, mientras el resto sigue, y sigue diciendo te quiero. Los sueños a Saturno, un sueño que espera, un maletín que se llena, hasta el día en que te dije lo que querías por costumbre, pero tú no eres así como los demás y deje de decirlo.

¿Quién te hace reír verdaderamente? Esa fue la pregunta que me atravesó durante estas semanas, en medio de tanto y poco. parece tonta, pero no lo es. parece que puede esperar otro momento para responder, pero resulta mas atractiva, y prefieren el ¿Como estas, Benjy? cínico, y mediocre como un arcoíris a blanco y negro, es la ingenua pregunta que no se compromete a buscar verdad. pero uno solo responde: Bien, y tu? existen algunas preguntas mas importante que esas. seguramente para alguien que escribe cada cierto tiempo, y que entiende que los mecanismos de rutina no son nada agradable: si.

Hay Tropiezos, y derrotas que llegan, y ya no se ven. Copitos de nieve han tapado mi cuerpecito. Mi silencio es obligado, como estas escasas letras que se desahogan mientras este bus andan hacia mi lugar donde dibujaron mi iglú, y el ánimo de querer contar, de querer decir la noticia en mi Saturno, no es noticia, no es asunto primordial en el muro de Facebook.

 Te siento, mientras yo estoy tirado en suelo con las luces apagadas de la sala, cuando te escuchó cantar la canción que me salvo tantas veces. Te quiero, aunque el presente nuble más los recuerdos de ti, aunque la verdad, es que mi irónica libertad haga escupir algunas cosas que no quiero tratar, y que podría vencer pero en estas temperaturas no alcanzo a manejar.

 ¿Donde empieza la vida? Aun no le encuentro respuesta a eso. Parece que a veces todo importa, un tatuaje, ir los domingos a la iglesia  desayunar bien, decir: Buenos días!!!. pero a veces no todo importa, como tener la camisa por dentro del jeans, tomar de dos coca-cola diarias, no saludar a tu amiga en Skype, o dejar de trinar en Twitter. Cambiamos y no lo hacemos, estamos y no estamos. Un mundo raro, unas personas volubles  y un solo Dios para todo.   enfermedad, dolor, llanto, pausa a una canción para el silencio. la derrota, y este viaje ya termina, y debo bajarme y enfrentar otra realidad. A ustedes que leen, sólo dos preguntas: ¿Quién te hace reír verdaderamente? Y ¿Donde empezó tú vida? Un abrazo existencial para todos, y que Dios los ilumine aun si están lejos del Sol y la Luna.

Anuncios

Un comentario en “Lejos del sol y la luna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s