Mis Ojos

Nada está escrito en su totalidad en mi libro de historia, así que sin tanto sonido, aquí estoy a oscuras. Empieza está noche, demasiado sublime por así tratar de escribirlo. Aquí estoy con ese silencio que es tan agradable, y con estas inmensas y fuertes gotas que se mueven dentro de mí y que salen como rocío de la mañana. No pensé, ni imaginé llegar a donde estoy, pero Dios ha sido un groso conmigo.

Yo prefiero escribir, que hablar, prefiero a pocos que a muchos. Sin duda alguna he visto mis ojos frente al espejo, los he visto saltar sin paracaídas como un niño detrás de niña linda. Los he visto quebrarse ante el dolor por la ausencia de alguien que ya no está aquí en mi globo. He visto mis ojos callarse durante años por esa ausencia de un abrazo que hubiera calmado mi descontento ante las adversidades que no entendía. He visto mis ojos no parar ante aquella soledad que viví de forma libre ante mi depresión. He visto como me preguntaba cuando daba todo de mí y no salía nada bien, pero sobre todo he visto cuando me miro y me dio un lugar cuando no me encontraba yo y son los mismos ojos que cada día, El le da vida, los mismos que me dio al nacer.

Cuan duro es estar de pie resistiendo. Cuando duro fue aquel febrero del 1987, cuando los doctores no daban nada por mí y mes después, salí con esos ojitos de inocencia y sonrisa. Cuan duro ha sido aceptar cosas que no hay, y que tanto necesitas como el mismo aire. Cuan duro ha sido escribir tantas letras, con tantos momentos guardados en mi gaveta de memoria. Cuando dura es la vida misma, y elegir a cada segundo a ti, El que me hace fuerte en mi debilidad. Cuán grande es ver como mi corazón se levanta de la nada y da un segundo más.

No hay regaló más grande en el mundo, que ustedes me pueden dar. No hay sonrisa más bella que la madre de Haku me quiera dar. No hay nada que podrán hacer, que me alegre demasiado el corazón que saber que Dios pensó y planifico un día en el mundo para que yo naciera y ustedes me conocieran.

Gracias a todos, los que siempre me leen, y los que hoy lo hacen. Aquellos que apenas se asoman por la ventana. Aquellos que ya tienen momentos conmigo. Aquellos que ven de lejos y aquellos que comparten calidad de tiempo. Aquellos que discuten conmigo, y los que saludan en mi Twitter. Aquellos que tratan de entenderme y los que no. Aquellos compañeros de iglesia, de trabajo, de vida, Gracias por su espacio. Gracias a los que son familia pinguinera, y a los de la monada. A los dos que admira mi alma: Becky & Manger (hermanitos), y a la gloriosa mamá que nunca me dice un No para mí. Gracias a niña misteriosa por dejarme estar en tú playa y tirarme arena a cada momento con tanto amor puro y hacerme crecer, y a Pitufinha por ser la niña de Neptuno que está cuando otros duermen.

Y que sí Dios es un groso? Jejeje es un súper groso, aun cuando hago bien o hago mal o  cuando todo está mal para mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s