Una Historia Entre Miles

Es difícil medir el valor de una persona, y mucho mas incalculable es cuando realmente no la conocemos. Cuando no sabemos su nombre, ni su apellido. Cuando no sabemos qué clase de vida tiene, si come o no, si es divorciada, si se inyecta, si le gusta el futbol, o si es amargada. si le gusta la navidad, y el pollo o prefiere andar encerrada en su cuarto. No sabemos muchas cosas aun de las que conocemos, ahora es demasiado más, cuando no las conocemos. a  mediados de septiembre del 2010 subí un vídeo a mi cuenta de YouTube (bjoxigeno) y era una de las canciones más severas que mis oídos han podido escuchar, una canción del Colombiano, Alex Campos “Dije Adiós”, Una canción que mereció hacerle un vídeo a mi modo, con imágenes, a la que realmente me quede muy corto en expresión. El vídeo quedo allí, y la personas lo han ido viendo. Hace más de un par de meses, se me dio por mirar los comentarios y las visitas del vídeo y me sorprendió uno en particular, una chica que puso algo como: “yo me siento de esta manera no le encuentro sentido a mi vida, me siento sola 😦

Cuando leí eso, pensé en seguir mi camino y que los suyos se encargaran de ella, pero ese momento decidí no seguir mi camino y hacer más que un gesto. Decidí mandarle un mensaje interno, orar y esperar. Pasaron los días hasta que me respondió y me agrego al MSN Empezamos hablar y bueno, desde entonces la pura gracia concentrada de Dios me regalo su confianza. Solo podre decir que ella es una de las tantas que hay en el mundo con una historia. Ella vive en México y es una chica pequeña como todos nosotros, con sus luchas, con sus emociones, sentimientos y demás cosas que se presentan. a continuación lo que leerán es una de las tantas historias de Verónica, una historia que para ella, solo seria leída por ella misma y nadie más, pero a veces uno es egoísta hasta con nuestra propia historia, hasta con nuestros propios sentimientos, cuando leí lo que ella me mando con tanto sentimiento para que solo lo leyera yo, pensé en la profundidad que ha pasado en estos dos meses con ella, en ver la forma en que ella me cuenta las cosas, y ver que para ella soy alguien que hizo un pausa en su vida, para preguntar por ella. Lo que leerán a continuación es la manera en que Dios nos hablo, de la manera en que el amor se cuela por un cable de red, y hace eco en otras personas que no conocemos.

“En el año 2009 fue en el momento en el que yo no encontraba sentido a mi vida, me sentía sola, simplemente ya no tenía ganas de levantarme pero lo hacía porque tenía que ir a la escuela (por mi mama que está pagando mucho dinero), mi mama me dejaba en la terminal de camiones del DF y simplemente me sentaba en la sala de espera por horas, hasta que fuera la hora aproximada de salida de la uní, llegaba a mi casa, me encerraba en mi cuarto apagaba la luz, me dormía o me quedaba en un vacio horrible,  simplemente ya no quería vivir, no comía nada, algunas veces cuando esperaba el metro me quedaba viendo la vías y en mi mente decía que tal si me tiro y ya no hago sufrir a mi mama (yo muy tontamente lo pensaba).

Un día fui a la escuela no fueron mis amigas, todos me decían que paso, te ves mal, porque faltas, vas a reprobar y yo simplemente decía aja, llegue a mi casa, entre a mi cuarto prendí mi computadora para abrir un libro que estaba leyendo, mi sorpresa fue cuando vi que no estaba,  yo muy enojada salí de mi cuarto y le grite a mi hermana y ella me dijo que lo había eliminado, fue tanto mi enojo y tristes en ese momento que entre al cuarto de mi mama y abrí el cajón de medicinas, agarre todas las que encontré me las comí y al tomar poco a poco, yo lloraba, me acosté y comencé a quedarme dormida, mi hermana entro y comenzó a grítame (no se dio cuenta de nada) que tenía que ayudar a la casa, entonces nos gritamos y de repente comencé a sentirme mal a vomitar, fue el día más horrible de mi vida.

Me llevaron a urgencias, yo estaba totalmente drogada, en un momento de lucidez, los doctores dijeron entre ellos,  todo esto se tomo (mezcla de medicamento) no lo va a lograr, yo le decía a la enfermera déjeme ir a mi casa, ya no quiero estar aquí (era la madrugada ), de repente escucho que alguien toca y era mi mama, la reconocí por su voz y el doctor le decía que solo estaba esperando a que me dirá un paro respiratorio (por el medicamento que tome) y le dijeron que estuviera preparada para lo peor , imagínate yo estaba llorando, al otro día desperté y todos los dotares estaban y sorprendidos, me fue a ver el psiquiatra, tuve que dejar por un tiempo el cole, tomar medicamento que me mando el psiquiatra, mejore y me di cuenta que el señor me dio otra oportunidad de vida, aunque yo siempre me negaba a creer en él, una persona me dijo que, dios siempre está en tu puerta, esperando que le abras y lo dejes entrar y no importa si llueve o lo que pase el siempre estará esperando a que tu le abras tu corazón, mi vida cambio, pero estos cambios fueron bueno, conocí a dios, a nuevas personas, nuevas experiencias y considero que todo pasa por algo en nuestras vida y nos hace más fuerte.

Solo termino diciendo que no te canses de hacer bien. Nunca sabemos a quién podemos salvar. Dios nos ama y el amor debería estar en todos lados. No es con los amigos, ni los conocidos, es con todo aquello que se mueve, con todo aquello que respira, la naturaleza, los humanos, nuestro latir de corazón, con todo. Alguien un día freno su agenda por mí, porque yo no puedo frenar mi agenda por otro?

Anuncios

Un pensamiento en “Una Historia Entre Miles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s