Un Domingo Extraño.

“Son pequeños copitos de nieves que van cayendo, hasta cubrirte por completo”. Amanecí cansado, aun así me aliste como tantos otros domingos por la mañana. Salí de casa, escuchando esa canción de Mana que tanto me había gustado “No te rindas”, hasta que llegue al lugar donde hace 12 meses vengo asistiendo (Iglesia Bautista Central). Ya había comenzado la música, y bueno no había muchas ganas de estar de pie, ni de corear ninguna canción, así que me quede sentado mientras la mayoría seguía la música. Luego miraba alrededor, los conocidos, los bebes que siempre me saludan. Siguió el servicio, las ofrendas, la predica, hasta que se acabo. Salí y seguí con óscar hasta el patio, hasta que nos sentamos y me colgué mis audífonos y le di play a mi música y de allí me desconecte por completo del lugar.

Recuerdo sacar mi marcador azul del maletín y comenzar a rayar el abanico de cartón que me habían dado, y escribir frases, palabritas, cortos fugaces. En medio de eso llego Carmen, y Katherine, luego otros mas, pero realmente mi mente no andaba allí, así que no recuerdo quienes estaban allí. Recuerdo sentir muy fuerte el corazón, sentir como si todo fuera a estallar, como si la vida fuera poca, como si la canción de estar bien nunca me suena, sentir la taquicardia mas rápida que los demás soles, ver como temblaba como un hielo y ver también que los que estaban tan cerca de mi, estaban desconectados de mi y yo de ellos. Recuerdo que no podía mas, sentía como una gota rebelde de agua salada se iba a escapar de mis ojitos y tuve que levantarme y caminar 10 metros derecho para llegar al baño y verme la cara, respirar y regresar donde estaban los chicos, pero ellos seguían en lo de ellos y yo en lo mío, así que seguí con mi música y seguía la misma situación, seguía sintiéndome mal, la frustración, el vacío y eco enorme, no cambiaba. Saque mi celular del bolsillo, y mande un mensaje a  Katherine que estaba a dos pasos, diciéndole:”Toy mal :(”, pero parece que nunca le llego. Me llene de ansiedad, recordaba todo lo que me ha pasado en estos meses, las noches tristes, los sueños de paredes arrancadas, y sentía que no había pasado nada y que pasaba todo. Volví a levantarme y caminar los mismos 10 metros derecho y entrar de nuevo al baño y verme el rostro. Era el mismo rostro pero mas triste, con los ojos casi húmedos, de inmediato me moje la cara y salí del baño, pero no llegue donde los chicos, sino que fui a mi izquierda donde estaban unas sillas (tipo graderías), y allí me senté solo. Trate de respirar, trate, pero no pude con mi humanidad, no pude con la avalanchas de góticas saladas que salían de mis ojitos, y en medio de eso se acerca Kelly a saludarme, y me saluda y noto mi carita, me abrazo y hace la pregunta obvia:-¿Qué te pasa? -Respiro, y solo digo típicas frases: “Estoy cansado, estoy agotado, nada sale bien, creo que necesito vacaciones, necesito ir al medico”, y algunas mas. Luego, Kelly se va y en eso llega Katherine, y hace la misma pregunta: -¿Qué te pasa? ¿Qué paso, benjy? -Dios de la vida, Recuerdo que no me salían palabras, ella hablaba, me animaba, me recordaba lo que soy, por todo lo que luchado y los cambios que he dado.

Lo que siguió con esa tarde no importa, mucho menos lo que paso luego, ni lo que pensé y sentí después, pero ¿Saben, cuantas veces alguien puede llorar de vacío? ¿Cuantas veces alguien puede llorar de impotencia? ¿De soledad? ¿De frustración? ¿De abandono? Por falta de muchas cosas? : Demasiadas veces, muchas veces. La gran mayoría lloran a solas, en el cuarto, en un baño, en la sala, a veces no se puede aguantar como me paso a mi esa tarde.

Es curiosa la vida, que aun teniendo amigos aun paso, a mi lado, algunas veces se desconectan, algunas veces los amigos no son amigables, y no escuchan, no ven, no siente y aun a veces el orgullo nos molesta impidiendo algunas cosas. Curioso ver que aun medio de “Gente” a veces se pierde (Consuelo), curioso que después de llorar y que te miren, todos preguntan por ti. Aun cuando tus amigos, tu familia no te miren, no escuche, hay alguien que esta dispuesto a escucharte, a verte siempre y ese es: “Jesús”. Con esta historia solo intento animarte a buscar, a encontrar, a reanimar, abrazar, fortalecer, confrontar, Estar, escuchar, ver, sentir, llorar, reír, caminar, pasear, gritar, besar, mirar, palpar, visitar a aquel que dices:” Amigo”. Sabias que muchos no tienen amigos y que desean uno? Pues si lo tienes, pues no basta con decir te quiero, ni con intentar, hay que cuidarlos. Yo tengo pocos, y los que tengo son un regalo de Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s